Quizá el niño al que ayudes hoy, te salve la vida mañana.

Hoy quiero dedicarle este post a todos los profesores de nuestro país que, obligados como la inmensa mayoría de la población al confinamiento domiciliario a causa de la pandemia, quizá dispongan de un poco de tiempo para leer sobre altas capacidades intelectuales y sus necesidades educativas.

Quizá el niño al que ayudaste ayer te salve la vida mañana

¿Te has planteado alguna vez que, quizá, uno de esos niños que tienes en el aula, ese que crees que no necesita ayuda porque “se lo sabe todo” sea la persona que mañana descubra la vacuna contra una enfermedad que acaba con la vida de tus seres queridos?  Después de todo lo que estamos viviendo estos días ¿Te has planteado abandonar la negación del “yo no lo veo” con ese alumno que suele molestar en clase y desobedecer tus órdenes? ¿De verdad crees que serás capaz de reconocer algo de lo que ignoras sus características? ¿Te has planteado abandonar el argumento del “tengo veintiséis alumnos y no puedo atender individualmente a cada uno”? ¿Te has planteado dedicar alguna de estas “horas muertas” a leer sobre los motivos por los que los niños de altas capacidades intelectuales se consideran alumnos de necesidades educativas especiales?

Si hay algo evidentemente ilógico del sistema educativo español es la enorme reticencia por parte de los equipos de orientación, directivos y profesores para atender de forma específica a los niños y niñas de altas capacidades intelectuales. Si hay algo obvio estos días, es que la humanidad necesita a las personas de altas capacidades para salir adelante.

No es momento para quejas, pero sí para verdades Los que vencen las pandemias son de altas capacidades

Las personas superdotadas son las que hacen que avance el mundo, las que curan enfermedades, las que son capaces de encontrar las soluciones creativas que los demás no encuentran. Estamos ante una evidencia irrefutable a nivel mundial, por favor, ayudemos a estos niños a sacar todo su potencial; dejemos de matar su creatividad intentando calzarles el zapato que tanto les aprieta. Por favor, dejemos que hagan aquello para lo que han nacido y, quizá. mañana, podamos decir con orgullo: Yo ayudé a ese niño a llegar donde está.

La inadaptación de la escuela a los niños de altas capacidades y sus consecuencias.

Dice Paulina-Bánfalvi-Kampeq en el blog AACC La rebelión del talento “Los niños de altas capacidades intelectuales no quieren llegar a dónde los demás ya están, lo que quieren es que el aprendizaje sea una propuesta de descubrimiento”. ¿Se adapta nuestro sistema escolar a esta necesidad? Definitivamente no. Los niños de altas capacidades intelectuales precisan explorar sus propias respuestas, actuar con creatividad, buscando soluciones alternativas; no repetir “al dedillo” lo que está escrito en los libros (que es justo lo que el sistema educativo actual les exige).

niña altas capacidades no presta atención

Os dejo enlace al artículo del blog, ya que es verdaderamente interesante y esclarecedor:

Escuela y AACC ¿Qué debemos pedir?

Si algo caracteriza al sistema escolar español es precisamente su rigidez en cuanto a las valoraciones académicas; si un niño o niña saca buenas notas, no da problemas, facilita el trabajo de los profesores y se integra a la perfección en el sistema establecido es, por tanto, un buen alumno, un “alumno ejemplar”. Si, por el contrario, un niño o niña no presta atención en clase, se niega a hacer las tareas o muestra otros intereses que no están escritos en su libro ( es decir, la mayoría de los niños AACC) es un mal alumno, crea problemas en la escuela y no está bien mirado por los profesores.

Cuando se trata de un niño de altas capacidades intelectuales, en el caso de que haya tenido la suerte de haber sido identificado (más del 80% de estos alumnos no son identificados) comienza la lucha de sus padres para demostrar los verdaderos motivos de su comportamiento y desmotivación; y comienza también la “pelea” porque se le adapte el currículo académico a sus verdaderas necesidades educativas.

En los colegios donde abunda el “yo no lo veo”, demasiado habitual para los padres con hijos de AACC, las cosas solo irán de mal en peor para el niño, llegando a producirse la temida desmotivación absoluta del estudio y de todo lo que tenga que ver con el colegio o el instituto comenzando, como consecuencia de la desatención,  por malas calificaciones escolares y terminando, en el peor de los casos, en secuelas psicológicas y emocionales que precisará de tratamiento profesional.

En los colegios con “buenas intenciones” (donde sigue existiendo un alarmante desconocimiento de las necesidades educativas especiales de los alumnos de altas capacidades intelectuales) comenzarán a darle en el aula tareas extra si termina las establecidas antes que los demás, le dejarán leer libros si le sobra tiempo para ello o le asignarán algunos trabajos extra para casa a modo de “premio” a su adaptación en el rígido sistema escolar que tanto le perjudica. En estos casos, el niño o niña AACC seguirá sin recibir la atención educativa adecuada a su necesidades especiales y tendrá, por el contrario, más de una tarea extra que no se exigirá a sus compañeros, sintiéndose, además de “castigado”, estafado por el colegio.

Los niños y niñas de AACC necesitan retos reales para mantener su motivación con respecto a la escuela, retos adaptados a su forma de pensar, a su sistema neurológico y a sus verdaderos intereses. Mientras eso no se lleve a cabo, estaremos “manteniendo contentos” a los padres exigentes, para continuar “manteniendo desmotivados” por el estudio a los niños y niñas de altas capacidades intelectuales. Ese es uno de los principales motivos por los que, desde este blog, abogamos por la flexibilización curricular (saltar cursos): no es la medida educativa que estos niños precisan, pero sí es la mas cercana a sus necesidades educativas dentro de un sistema escolar que sigue sin tenerlos en cuenta (al menos el nivel de los contenidos será más elevado y podremos contrarrestar en cierto grado la desmotivación por el aprendizaje académico a la que se enfrentan diariamente).

Los padres intentamos ayudarles con sus inquietudes, con su deseo de conocer y explorar, intentamos responder a sus preguntas y ofrecerles libros y actividades extraescolares que de verdad les interesen. Pero no olvidemos que pasan cinco horas diarias de su vida en la escuela, cinco días a la semana, veinte o más días al mes, durante años; suplir eso con otras actividades no es posible, movilizarnos y exigir una escuela adaptada a sus verdaderas necesidades educativas, se me antoja imprescindible para el bienestar emocional de nuestros hijos.

¿Hacemos algo ya o seguimos esperando? Las consecuencias de no atender en la escuela a los niños de altas capacidades

Llevar a nuestros hijos al colegio cada día puede convertirse en un pesadilla si hemos solicitado que les pasen los test de inteligencia; si ya tienen pasadas las pruebas de forma oficial, y han resultado positivas, puede volverse un auténtico infierno. Pero seguimos hablando de lo que sufrimos como padres ¿Y lo que sufren nuestros hijos? ¿Le importa a a alguien? A NOSOTROS SÍ. Pues hagamos algo ya, por favor.

child-1307653_1280

Los orientadores nos toman el pelo, esperando a que pase el tiempo con la excusa de que tienen muchos niños a los que atender, para dejar al nuestro siempre el último, por los siglos de los siglos, o hasta que termine primaria, que también sirve. Si ya son muchos años (de media 4) y finalmente se quedan sin excusas porque insistes e insistes durante varios cursos en que tu hijo también tiene necesidades educativas especiales y que lo indica la ley nada menos que desde el año 1995, pues ya les van mirando. Y si el resultado es positivo, que en la inmensa mayoría de los casos, cuando los padres lo sospechan, lo es, pues a torearte de nuevo. Que si no tienen tiempo, que si hacen lo que pueden con 27 niños por clase, que tu hijo saca muy buenas notas y no tiene sentido que exijas nada… y un largo etcétera que clama al cielo. Luego están los colegios que dicen hacer algo y le mandan al niño uno o dos trabajos para casa al trimestre sobre algo que le interese, y que, en la escuela, le dejan tiempo para leer si acaba muy rápido las tareas, que es lo máximo que pueden hacer con los pocos medios de los que disponen. Señores: ESO NO ES UNA ADAPTACIÓN CURRICULAR, es engañar a los padres para que no molesten más en el colegio.

Y mientras tanto, tu hijo comienza con somatizaciones físicas, fruto del estrés psicológico diario al que está sometido. Por no hablar de los numerosos casos de bullying, que eso ya (mejor lo dejamos para otro post, que duele demasiado sólo pensarlo). Es sencillo de entender: la repetición y el aburrimiento contante prolongados en el tiempo crean ansiedad y estrés, el estrés y la ansiedad constantes y prolongados en el tiempo provocan enfermedades tanto mentales como físicas; no sin antes provocar, en bastantes de estos niños, malos comportamientos en el aula de los que sí se preocuparán de avisarte porque ya les está molestando a ellos (imagínate que tu profesor del carnet de conducir te enseña cada día a arrancar el coche y a meter la primera marcha, así un día tras otro, un mes tras otro, un años tras otro… pues llega un momento en el que el nivel de estrés es tan elevado que te revelas contra él; pero él insiste en que eso es lo que vas a hacer a sus clases y llega un momento en el que, o dejas las clases, o la ansiedad alcanza unos límites peligrosos).

NUESTROS HIJOS ESTÁN ENFERMANDO a causa de su desatención y su ignorancia. Pero señores, es su trabajo, la excusa de que no saben sobre altas capacidades no sirve; está en la ley, la excusa de que no tienen tiempo por tener demasiados alumnos en el aula tampoco sirve ¿Te imaginas que al padre de un niño con autismo o parálisis cerebral le dijera el profesor “lo siento mucho, pero no vamos a atender de forma diferenciada a tu hijo, que se adapte al resto de la clase que tengo 27 niños” Jamás se le ocurriría decirlo, pero a los padres de un niño superdotado se lo dicen y se quedan tan a gusto.

SI NOSOTROS NO LUCHAMOS; NUESTROS HIJOS PIERDEN y no sólo pierden el tiempo, pierden la motivación, pierden la alegría y pierden hasta la salud. Tenemos que unirnos para acabar con esto y exigir que la ley se cumpla YA.

Os dejo el enlace a un artículo publicado recientemente en El País que habla sobre este gravísimo problema (que no es sólo tuyo y de tus hijos, no, es de todos los padres con hijos de altas capacidades intelectuales y en todo el territorio español):

Superdotados: cuando la educación inclusiva es una utopía

Espero vuestros comentarios o mensajes privados para ver qué se os ocurre y cómo podemos actuar para terminar con esto cuanto antes. POR LA SALUD DE NUESTROS HIJOS. Todas las ideas son bienvenidas y, por supuesto, recordar que la unión hace la fuerza, no somos pocos y tampoco somos idiotas, tenemos que unir esfuerzos.

¿Es lo mismo ser superdotado que tener altas capacidades? El modelo de Castelló.

A menudo se confunden las Altas Capacidades intelectuales con la superdotación; pero como decíamos en nuestra página Estamos para ayudarte,  no es lo mismo. Podría decirse que las Altas Capacidades intelectuales engloban:

  • superdotación
  • talentos simples
  • talentos complejos

Es decir, que la superdotación es sólo uno de los tipos de alta capacidad intelectual que existen.  Los otros dos serían los talentos simples y los talentos complejos.

A pesar de esto,  para que podamos entendernos ( y para saber de lo que hablan expertos y centros escolares) a menudo utilizaremos como sinónimos altas capacidades y superdotación.

El conocido como modelo de Castelló y Martínez es el más utilizado actualmente es España por los expertos para realizar diagnósticos sobre altas capacidades y superdotación. A continuación os explicamos de manera sencilla en qué consiste:

 

ALTAS CAPACIDADES Modelo de Castelló y Martínez

Los superdotados son aquellas personas que destacan en todas las áreas de conocimiento de manera innata y además son capaces de relacionarlas de manera creativa. Para considerar que un niño/a o adolescente es superdotado tiene que destacar en razonamiento verbal, razonamiento numérico, razonamiento lógico, razonamiento espacial,  creatividad y memoria. En lo referente a los test de inteligencia, debería puntuar sobre 75 en todas éstas áreas para ser considerado superdotado (en otro artículo os explicaremos con más detalle qué puntuaciones deben dar en cada área de conocimiento los distintos tipos de altas capacidades).

Los talentos se dividen en simples y complejos.

Los talentos simples destacan en un sólo área de conocimiento y en las demás se sitúan dentro de la media, e incluso algo por debajo. En el área en la que destacan ( ya sea razonamiento lógico, verbal o espacial, talento deportivo, matemático o social) puntúan por encima de 95 en los test.

Los talentos complejos se dividen a su vez en en académicos ( que son los que suelen confundirse a menudo con los superdotados, ya que son brillantes en resultados académicos) y artístico-figurativos. Los talentos complejos académicos son aquellos que destacan en varias áreas académicas al mismo tiempo, por ejemplo, en razonamiento lógico, capacidad verbal y gestión de la memoria. Los talentos complejos artístico-figurativos destacan en las artes clásicas como la pintura y la escultura, la música… Para ser considerado un talento complejo debe puntuar en los test por encima de 95 en varias áreas.

Esperamos que este artículo te haya resultado útil. Si tienes alguna duda o quieres consultarnos algo puedes contactar con nosotros.

 

Soluciones diarias para tu hijo de Altas Capacidades

Hay muchos retos diarios que enfrentar cuando tienes uno, o varios, hijos de altas capacidades: en la escuela, en casa, en los lugares públicos…en este artículo te ayudamos a que vuestro día a día transcurra tranquilo y feliz.

  1. Problemas en la escuela:

A diario tu hijo se enfrenta a numerosos problemas en el ámbito escolar debido a las altas capacidades intelectuales que posee. Sabemos que esto genera gran angustia en los padres, pues allí se encuentran solos, y no podemos protegerlos ni ayudarlos a solucionar los conflictos.

Es fundamental que conozcas lo que le sucede a tu hijo cuando se encuentra en el colegio: pregúntale qué tal le ha ido el día cuando salga, por ejemplo, o cuando le veas más receptivo ( una buen modo de conseguir que hable es contarle tú primero lo que has hecho ese día y cómo te has sentido). No insistas en preguntarle cuando no quiera contarte algo, pues percibirá tu angustia y, debido a su inteligencia, intentará evitártela.

Los principales obstáculos a los que se enfrenta un niño superdotado en la escuela son la incomprensión, el aislamiento, la necesidad imperante de saber, unida a la escasa paciencia, y el aburrimiento y la desmotivación que se derivan de no adaptar los contenidos curriculares a sus necesidades educativas especiales:

  • Incomprensión: El resto de niños ( y muchas veces los maestros) no comprenden los comportamientos ni razonamientos de tu hijo, provocando que se sienta rechazado e incomprendido. Enseñarle que no todo el mundo piensa del mismo modo ni aprende a la misma velocidad le ayudará a sentirse mejor. También debe aprender a controlar las reacciones emocionales exageradas, fruto de su elevada capacidad de percepción y de su hipersensibilidad, para lograr una mayor inteligencia emocional.
  • Aislamiento: No es cierto que todos los niños superdotados tiendan al aislamiento en el colegio, de hecho, los que lo hacen, es porque no encuentran a otros niños con sus mismas inquietudes y elecciones en los juegos, no porque sean antisociales. Los seres humanos somos seres sociales y los niños y niñas de altas capacidades no son una excepción. Debemos motivarles para que encuentren a niños a los que les gusten los mismos tipos de juego que a ellos y con los que puedan compartir conversaciones de su interés (aquellos con los que comparte un desarrollo cognitivo y madurativo similar). Es mejor tener uno o dos amigos con los que sentirse  gusto que pretender llevarse bien con todos y sentirse “el bicho raro”.
  • Necesidad imperante de saber: Este problema tiene difícil solución en las aulas, pues no está en nuestra mano ( excepto por la parte de exigir que se reconozcan las necesidades educativas especiales de nuestro hijo y que se lleven a cabo las adaptaciones curriculares pertinentes) sino en la del equipo directivo del colegio y, sobre todo, en los maestros. Sin embargo, no debemos decirle a nuestro hijo que no pregunte al profesor cuando lo necesite, ya sea porque no ha entendido algo, o porque quiere saber más acerca de ellos, ni que no levante la mano constantemente cuando pregunte el profesor, pues sería como decirle que deje de ser él mismo para no destacar demasiado.
  • Impaciencia/impulsividad: Debemos enseñar a nuestro hijo la importancia de respetar las normas y de esperar los turnos en el colegio, igual que cualquier otro niño, pues lo necesitará para poder funcionar en sociedad como se nos exige a todos. Esto no quiere decir que hay que regañarle constantemente por su impaciencia o impulsividad, pues, como ya hemos explicado, es algo innato en ellos
    ( fruto de la sobre-excitabilidad imaginativa e intelectual que les lleva a tener el cerebro siempre “on”); lo mejor es colaborar con el profesor para que éste procure canalizar su curiosidad habilitando espacios para la pregunta, la indagación y la investigación.
  • Aburrimiento y desmotivación: De nuevo, chocamos contra el muro de la no identificación y de no realizar las adaptaciones curriculares que tu hijo necesita ( de ahí que insistamos tanto en la importancia del diagnóstico y de la flexibilización curricular). Si tu hijo no está reconocido como superdotado y no se hacen las adaptaciones curriculares pertinentes es imposible que no se encuentre desmotivado y aburrido en el colegio o el instituto. Los trabajos por proyectos, o permitir que realice investigaciones sobre contenidos que se imparten en el aula os ayudarán a combatir este problema.
  1.  Problemas en casa:
  • El día a día con uno, o con varios hijos superdotados puede convertirse en una eterna lucha porque hagan las cosas a tiempo, porque entiendan que no todo puede ser aquí y ahora, que los padres también necesitan tiempo para otras cosas que no sean responder constantemente preguntas o solucionar conflictos entre hermanos, que tienen que hacer cosas que no les gustan o que existe una lógica distinta de la que ellos aplican, entre otros muchísimos retos. Para que esto no termine con los nervios de todos, o dañe los sentimientos de tu hijo, te proponemos las siguientes ideas:
  • Actúa siempre desde la comprensión de sus diferencias, no olvides que su cerebro no funciona como el tuyo ( a no ser que tú también tengas altas capacidades, pues ya se parecerá mucho más) y que sus reacciones y comportamientos están fuertemente condicionados por ello. Recuerda esto cada vez que tu hijo reaccione muy exageradamente o se empeñe en que algo no puede ser del modo en el que tú se lo estás explicando. Lo mejor en estos casos es intentar razonar con ellos para ayudar al desarrollo de su inteligencia emocional.
  • Recuerda siempre que la baja tolerancia a la frustración y la enorme autoexigencia de tu hijo no le permitirán dejar una tarea a medias aunque tengas que salir a algún sitio en ese momento o ya sea la hora de irse a la cama. Intenta respetar que termine la tarea en la medida de lo posible y, aportarle ideas o herramientas que le ayuden a lograr su objetivo por sí mismo, intentando potenciar su autoestima, sobre todo, resaltando el valor de sus ideas y respetando sus decisiones.
  • No olvides que los comportamientos que suelen parecer desafiantes, son en realidad fruto de su necesidad intrínseca de cuestionarse todo, incluso lo que tú les digas. Respeta su derecho a discrepar e intenta usarlo para que reflexione de forma crítica creativa y constrictiva.

Si te enfrentas a cuestiones como el acoso escolar o el bulling debes actuar cuanto antes, hacerlo saber en a la dirección del colegio o del instituto y si no se toman medidas efectivas, cambiar a tu hijo de colegio. Esto es un tema muy serio, no debes esperar para actuar y debes saber que la ley está de tu parte en estos casos. También es muy necesario que acudas a un profesional de la psicología experto en superdotación con tu hijo, para que os ofrezca a ambos pautas para enfrentar y solucionar los daños emocionales que se derivan.

Sobre todo, y ante todo, pase lo que pase, no te olvides de lo más importante: recordarles cada día que les quieres, que confías en ellos y que siempre pueden contar contigo para cualquier cosa que necesiten.

En el siguiente enlace podrás escuchar la Conferencia “¿Qué necesitan de nosotros, padres y docentes, los niños con Altas Capacidades?” que impartieron el 16 de Junio de 2018 los expertos Olga Carmona y Alejandro Bustillo:

http://www.altascapacidadesytalentos.com/ciclo-de-conferencia-de-aest-2018-audio/

Si tienes alguna consulta o problema de índole psicológico no dudes en contactar con el Dr. Esteban Sánchez Manzano, ha atendido a niños superdotados en su consulta durante más de 30 años.

            Consulta Dr. Esteban Sánchez Manzano
 Calle Rodríguez San Pedro nº 32  bajo (Metro Argüelles)
 (Madrid)
 Tlf.  671 344 611  
 smanzano@ucm.es

Si te ha parecido interesante este artículo, puedes suscribirte a nuestro blog y recibir mucha más información directamente en tu correo electrónico: sólo tienes que pulsar (o hacer click) sobre el botón azul “Seguir Guía altas capacidades” que encontrarás arriba, a la derecha.

 

 

15 Preguntas Frecuentes sobre Altas Capacidades

Sabemos que los padres se enfrentan a muchas dudas sobre lo que significa tener un hijo con altas capacidades intelectuales, por ello, hemos elaborado esta lista de 15 preguntas frecuentes sobre las altas capacidades (recordamos que superdotado, término que utilizamos bastante en este blog, se puede considerar sinónimo de altas capacidades intelectuales).

1.-¿Qué es un niño de altas capacidades?

Diremos que un niño de altas capacidades es aquel que tiene capacidades cognitivas muy por encima de lo que es normal para su edad.

2.-¿ El niño de altas capacidades nace o se hace?

La herencia genética da los potenciales básicos que conforman el cerebro, sede de las capacidades superiores; sin embargo, para que dichas capacidades puedan desarrollarse correctamente y optimizarse es necesaria la educación (de ahí que insistamos tanto en la Identificación y en las Adaptaciones curriculares)

3.-¿ Qué han de hacer los padres cuando sospechan que su hijo es de altas capacidades?

Acudir a un psicólogo especialista en superdotación ( no todos los que dicen serlo lo son realmente, pero de ello hablaremos en otro momento) para que emita un informe. Este profesional ha de conocer en la práctica los diferentes métodos de identificación y educación para los niños de altas capacidades intelectuales.

4. –¿ A qué edad puede identificarse un niño de altas capacidades?

Como norma general no antes de los 4 años. Las pruebas psicométricas existentes antes de esa edad son fundamentalmente psicomotoras; además, algunas conductas precoces en los primeros años de vida, siguen, después, parámetros normales.

5.- ¿ Ser superdotado es un problema?

No, si se atiende adecuadamente al niño desde su infancia. Estos niños se adaptan mejor que los demás ( inteligencia es sinónimo de adaptación al medio, como destacan muchos autores ) y son buenos en sus relaciones sociales, salvo raras excepciones ( es importante ayudarlos en esta tarea, pero no se trata de niños inadaptados socialmente, lo que realmente sucede es que debido a la disincronía entre su edad cronológica y sus edad mental, y a su diferente modo de expresar las emociones, suelen ser niños incomprendidos por su entorno y otros niños de su edad, de ahí la importancia de la adaptación curricular y de la intervención de psicólogos expertos).

altas capacidades preguntas frecuentes

6.- ¿ Cuántos niños superdotados hay?

Existe un acuerdo casi unánime entre los especialistas de que aproximadamente un 2% de los niños y niñas son superdotados.

7. –¿Es posible tener más de un hijo superdotado?

Es posible, y, además, bastante probable, pues como ya hemos mencionado la herencia genética es un factor determinante a la hora de tener un hijo con altas capacidades. Muchos padres sospechan o saben que alguno de sus hijos tiene altas capacidades intelectuales porque destaca muy tempranamente en el lenguaje, la creatividad artística o otras áreas del conocimiento, aunque no tienen tan claro si otro u otros de sus hijos pueden también ser superdotados, pues parece algo muy excepcional y poco probable, y quizá estos otros niños no han destacado en estas mismas áreas tan tempranamente. Sin embargo, la mayoría de los expertos recomiendan realizar un diagnóstico psicológico de todos los hermanos cuando ya existe la certeza de que uno de nuestros hijos es de altas capacidades ( De hecho, como a muchos otros padres, a mí me pasó )

8. –¿Es conveniente la identificación y el diagnóstico lo antes posible?

Es muy conveniente. Cuanto antes conozcan los padres y los profesores si un niño tiene altas capacidades será mejor, pues podrán atenderlo y educarlo más adecuadamente.

9. –¿ Cuando un niño es diagnosticado de altas capacidades, han de hacer los padres algo especial con él en casa?

No mucho más de lo que estuvieron haciendo hasta ese momento, pues si el niño es de altas capacidades, en parte es debido al ambiente familiar. Sólo han de tener en cuenta que su hijo necesitará aprender más y se le deberán ofrecer los mejores recursos para conseguirlo, y que su estabilidad emocional dependerá de saber manejar su especial sensibilidad correctamente ( en nuestro artículo Cómo ayudar a la estabilidad emocional de un niño de altas capacidades: conoce sus diferencias podrás obtener una guía muy útil para ello)

10. –¿Son los niños de altas capacidades intelectuales emocionalmente diferentes?

Por regla general, lo son. Las aptitudes intelectuales y creativas se desarrollan en ellos a un ritmo más elevado que otras capacidades, que evolucionan con normalidad. Las emociones pueden ser afectadas. El niño superdotado es más sensible que otros niños y hace más preguntas existenciales; si no se le ayuda no encontrará respuestas y eso le preocupará.

11. –¿Son obligatorias las adaptaciones curriculares?

Los niños de altas capacidades son alumnos excepcionales y, consecuentemente, son alumnos de necesidades educativas especiales a los que se ha de hacer una adaptación curricular individual, según la legislación vigente.

12.- ¿Los niños superdotados tienen éxito escolar y, en la edad adulta, profesional?

El porcentaje de los niños de altas capacidades con fracaso escolar está en torno al 50% ( Informe Nacional sobre la Educación de los Superdotados del año 2017) lo que nos da una idea bastante clara de que casi la mitad de ellos están sufriendo las consecuencias de la desorientación y de una educación muy poco adaptada a ellos.

13. –¿ Cuándo ha de acelerarse un niño a un curso escolar superior?

La aceleración permite a un niño de altas capacidades intelectuales estar en un curso con niños mayores en edad. De esta forma, el currículum se ajustará más a su edad mental.
A pesar de las reticencias que existen en general en los equipos educativos de los colegios e institutos, del personal competente para decidir sobre la aceleración en las Comunidades Autónomas (y de algunos psicólogos infantiles) la aceleración en un curso, una o varias veces, en el caso de los niños superdotados, se ha demostrado como altamente positiva, siempre que haya sido recomendada para el niño por un psicólogo experto en superdotación, que el niño lo acepte como algo bueno para él, y que el equipo educativo del colegio al que acude también lo haga, cuidando mucho la relación con sus nuevos compañeros más mayores para evitar el rechazo. En palabras de los expertos Leopoldo Carreras, Flavio Castiglione y Milagros Valera, recogidas en el libro Altas capacidades intelectuales: la asignatura pendiente que recomendamos encarecidamente desde este blog: “ Estos comentarios están extraídos de manera literal de los cuestionarios enviados desde el Gabinete Psicopedagógico Mentor a alumnos acelerados en algún momento de su escolaridad, a sus tutores y a sus padres…Podría parecer que sólo hemos incluído a aquellos que ofrecen una visión favorable de esta medida de intervención curricular, pero no es así en absoluto. de hecho, seguimos esperando recibir algún comentario negativo, pues hasta el momento, todos han sido positivos o muy positivos”.

14.- ¿ Es conveniente la asistencia a un programa de enriquecimiento?

Mucho. El programa de enriquecimiento fuera del centro escolar le ayuda a conocer a otros niños de su edad con características similares a la suyas. El niño tendrá retos superiores a los del centro ordinario ( más adaptados a sus necesidades educativas especiales y, por tanto, necesarios para desarrollar sus talentos y aprender a ser más creativo) y compartirá con los demás sus intereses e ilusiones sin que se le considere raro.

15. –¿ Los profesores que atienden a los niños superdotados tienen que ser ellos mismos superdotados?

No. Lo que necesita un niño de altas capacidades es un profesor que lo comprenda y conozca sus peculiaridades. El profesor será un orientador con la madurez necesaria que ayude y estimule al niño a conseguir sus metas. No ha de ser sólo un reproductor de conocimientos, sino innovador y creativo. Los niños superdotados desean descubrir y aprender por sí mismos, pero necesitan, como cualquier niño, las orientaciones de los profesores.

De nuevo, esperamos haber aclarado tus dudas, si tienes alguna otra pregunta o sospechas que alguno de tus hijos tiene altas capacidades, puedes enviarnos tus preguntas o comentarios a través de nuestro formulario de contacto:

https://guiasobrealtascapacidadesparapadres.wordpress.com/contacto/

Si te ha parecido interesante este artículo, puedes suscribirte a nuestro blog y recibir mucha más información directamente en tu correo electrónico: sólo tienes que pulsar (o hacer click) sobre el botón azul “Seguir Guía altas capacidades” que encontrarás arriba, a la derecha.

 

¿Qué dice la Ley Española sobre las Altas Capacidades?

La legislación española considera a los niños de altas capacidades como alumnos con Necesidad Específica de Apoyo Educativo. Al estar transferidas las competencias en materia educativa a las CCAA, son las Consejerías de Educación las encargadas de la identificación y atención de estos alumnos, a través de los Equipos de Orientación Educativa y Psicopedagógica (EOEP) y los colegios.

La legislación estatal básica en materia de altas capacidades intelectuales es la siguiente:

El Real Decreto 943/2003, de 18 de julio. En él se regulan las condiciones para flexibilizar la duración de la escolarización a los alumnos superdotados. “Esta duración para el superdotado se fijará en “su incorporación a un curso superior al que le corresponda por su edad. Esta medida podrá adoptarse hasta un máximo de tres veces durante la enseñanza básica y una sola vez en las enseñanzas posobligatorias”.

Esto quiere decir que desde 2003 la legislación española recoge la necesidad de acelerar de curso a los niños superdotados, para realizar una correcta adaptación curricular a sus necesidades educativas; sin embargo, a día de hoy son escasísimos los casos en los que se aprueba la aceleración de algún niño o niña de altas capacidades en España.

El rechazo por parte de los equipos psicopedagógicos y escolares hacia la aceleración curricular se basa en una argumentación no demostrada que viene a decir lo siguiente: “la aceleración para los niños de altas capacidades puede provocar disincronías graves en estos niños, como el rechazo por parte de sus compañeros, al no querer aceptar a un niño más pequeño en el aula;el aislamiento en los recreos y en las actividades escolares y extraescolares; problemas de hipersexualización o sexualización adelantada cuando se trata de niños en clases de alumnos ya pubescentes….y otros argumentos similares. Sin embargo, como explicamos en otros artículos de este blog, estos supuestos obstáculos emocionales y evolutivos, no se han producido en ninguno de los casos de aceleración que se han llevado a cabo en España, sino todo lo contrario.

En este vídeo podrás ver la entrevista que la Televisión Vasca realizó a Adrián, un niño de altas capacidades acerca de los problemas a los que se enfrenta en clase:

Posteriormente se aprobó la Ley Orgánica del Derecho a la Educación. Ley 2/2006 3 mayo de 2006 (LOE) (BOE 4-5-2006). Esta Ley dice lo siguiente:

Artículo 76: “Corresponde a las Administraciones educativas adoptar las medidas necesarias para identificar al alumnado con altas capacidades intelectuales y valorar de forma temprana sus necesidades. Asimismo, les corresponde adoptar planes de actuación adecuados a dichas necesidades”.

– Artículo 77: “El Gobierno, previa consulta a las Comunidades Autónomas, establecerá las normas para la flexibilizar la duración de cada una de las etapas del sistema educativo para los alumnos con altas capacidades intelectuales, con independencia de su edad”.

La Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) Ley 8/2013 de 9 de septiembre de 2013 (B.O.E 10-12- 2013) dice en su artículo 57:

Corresponde a las Administraciones educativas asegurar los recursos necesarios para que los alumnos y alumnas que requieran una atención educativa diferente a la ordinaria, por presentar necesidades educativas especiales, por dificultades específicas de aprendizaje, TDAH, por sus altas capacidades intelectuales, por haberse incorporado tarde al sistema educativo, o por condiciones personales o de historia escolar, puedan alcanzar el máximo desarrollo posible de sus capacidades personales y, en todo caso, los objetivos establecidos con carácter general para todo el alumnado”.

Asimismo, la LOMCE hace una corrección en su artículo 58 a la ley anterior en lo referente al empleo de programas de enriquecimiento curricular . Dicho artículo dice así:

“El artículo 76 queda redactado de la siguiente manera:

Corresponde a las Administraciones educativas adoptar las medidas necesarias para identificar al alumnado con altas capacidades intelectuales y valorar de forma temprana sus necesidades. Asimismo, les corresponde adoptar planes de actuación, así como programas de enriquecimiento curricular adecuados a dichas necesidades, que permitan al alumnado desarrollar al máximo sus capacidades. La escolarización del alumnado con altas capacidades intelectuales, identificado como tal según el procedimiento y en los términos que determinen las Administraciones educativas, se flexibilizará en los términos que determine la normativa vigente; dicha flexibilización podrá incluir tanto la impartición de contenidos y adquisición de competencias propios de cursos superiores como la ampliación de contenidos y competencias del curso corriente, así como otras medidas. Se tendrá en consideración el ritmo y estilo de aprendizaje del alumnado que presenta altas capacidades intelectuales y del alumnado especialmente motivado por el aprendizaje”.

La última Ley recoge, por tanto, no sólo la necesidad de aceleración curricular, sino la obligación legal de impartir dentro del currículo programas de enriquecimiento para los superdotados. Un programa de enriquecimiento es un programa educativo que da oportunidades a los superdotados para un aprendizaje más amplio y más profundo. Dichos programas pueden ser extracurriculares o curriculares. La actual ley dice que han de ser curriculares.

Como ya hemos explicado, corresponde a las Comunidades Autónomas llevar a cabo estas medidas, a`l tener transferidas las competencias en materia de Educación, por lo que tendrás que consultar los decretos de la Comunidad Autónoma correspondiente.

¿Te ha resultado útil este artículo? ¿Necesitas aclarar alguna duda? ¿ Quieres dejarnos un comentario o una valoración personal acerca de su contenido? Estaremos encantados de recibirlos:

Contacta con nosotros

Etiquetas: LOMCE, necesidades educativas especiales, altas capacidades, aceleración, flexibilización, programas de enriquecimiento.