¿Tienen los niños de Altas Capacidades un cerebro diferente?

Muchas personas, científicos, neurólogos, psicólogos y padres de niños o adolescentes con altas capacidades intelectuales se preguntan si el cerebro de las personas superdotadas es biológicamente diferente. Aquí encontrarás la respuesta:

Según el profesor de Neurobiología Jonh G.Geake ( Westminster Institute of Education Oxford Brookes University de Reino Unido):

Los niños superdotados aprenden más rápida y eficientemente que el resto, se presume que esto se debe a la existencia de diferencias neurofisiológicas que afectan la eficiencia neuronal. Los datos y estudios que se recogen de la neuroimagen en escáner apoyan esta conjetura. Los individuos superdotados poseen una mayor interconectividad entre las diferentes áreas del cerebro, una coordinación e integración, la cual se basa y es causada por un desarrollo precoz de las áreas del córtex frontal. Esto apoya la existencia de un conjunto de habilidades cognitivas neuronales de alto funcionamiento, incluyendo una capacidad ejecutiva elevada, junto con una memoria de trabajo más eficaz. Este precoz desarrollo de las funciones neurobiológicas favorecen la existencia de una inteligencia creativa de alto nivel, siendo esta la característica principal de la propia superdotación, junto con un procesamiento más rápido de la información y un mayor control cognitivo.

Alexander, O´Boyle y Benbow realizaron en 1996 un estudio electroencefalográfico en Lowa de 30 adolescentes precoces matemáticamente, comparados con otros 30 jóvenes de la misma edad cronológica, y con 30 estudiantes universitarios. De dicho estudio (que comparaba los rayos alpha en resonancia magnética los lóbulos frontales de todos los sujetos a estudio) se dedujo lo siguiente: los lóbulos frontales de los jóvenes superdotados, parecían estar funcionando con la madurez similar al de estudiantes cinco años mayores, y ya en universidad. Esto quiere decir que la maduración cerebral de la región frontal de los superdotados es similar a la de las personas que tienen 5 años más de edad biológica.

De las conclusiones de estos estudios científicos, se podría deducir que los cerebros de los superdotados son estructuralmente más similares al cerebro de niños de mayor edad que el de los niños de misma edad cronológica. La prueba de ello se encontró en 2006, gracias a un estudio de resonancia magnética (MRI) de seis años de duración, para estudiar la capacidad intelectual y el desarrollo cortical realizado en una población de 300 niños y adolescentes:

Los datos demostraron que los cambios eran en la trayectoria del propio grosor del córtex cerebral (la capa exterior de materia gris que mayor implicación tiene en el funcionamiento intelectual), más que en el propio grosor de la corteza en sí, y que esto, era lo que estaba más íntimamente relacionado, con los niveles de inteligencia de los niños. Especialmente, los corticos del grupo de CI más elevado, eran más delgados cuando estos niños eran más pequeños, pero crecían de manera muy rápida, cuando los niños superdotados llegaban a la adolescencia, donde sus corticos cerebrales eran significativamente de más grosor que la media, sobre todo en el córtex prefrontal.

(Texto extraído casi íntegramente del blog Mom to Gifted (“Mamá ha dotado”) que pretende fomentar la educación para los superdotados (que desde aquí os recomendamos). Concretamente de la traducción de Maria Rydkvist y José Manuel Serrano Díaz, del Artículo científico “The Neurobiology of Giftedness” realizado por John G. Geake del Westminster Institute of Education Oxford Brookes University de Reino Unido; el 2 de enero de 2016.
Puedes encontrar el Artículo completo en el siguiente enlace:

http://“https://momtogifted.wordpress.com/2016/01/02/la-neurobiologia-de-la-superdotacion/

Por todo ello, y como han demostrado estos y otros estudios interesantes sobre neurología y altas capacidades, el cerebro de estas personas es biológicamente distinto al del resto. En palabras de la psicóloga experta en superdotación Olga Carmona: “ El cerebro de las personas de altas capacidades es diferente morfológicamente, funcionalmente y en procesamiento: su forma de pensar es lo que se denomina clínicamente pensamiento arborescente.  (Aunque dedicaremos otro artículo a este interesante tema, para saber de qué estamos hablando podríamos acudir a la definición de la experta Jean Siaud-Facchin: “El pensamiento arborescente consiste en que a partir de un estímulo o una idea se despliega a gran velocidad una red de asociaciones. Cada idea genera otra sin que aparentemente haya una relación entre ambas. Imágenes, sensaciones y emociones alimentarán esa arborescencia que se vuelve cada vez más compleja y cuyas múltiples “ramas” se despliegan hasta el infinito).

¿Te ha resultado útil este artículo? ¿Necesitas aclarar alguna duda? ¿ Quieres dejarnos un comentario o una valoración personal acerca de su contenido? Estaremos encantados de recibirlos:

Contacta con nosotros

Si quieres recibir directamente en tu correo electrónico la información nueva que vayamos publicando en este blog, solo tienes que hacer click ( o pulsar) sobre la pestaña azul Suscribirse a Guía sobre altas capacidades que se encuentra situada arriba, a la derecha.

Anuncios

Autor: Vanesa Paredes Escritora

Escritora y periodista. Experta en comunicación audiovisual y digital.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.