Soluciones diarias para tu hijo de Altas Capacidades

Hay muchos retos diarios que enfrentar cuando tienes uno, o varios, hijos de altas capacidades: en la escuela, en casa, en los lugares públicos…en este artículo te ayudamos a que vuestro día a día transcurra tranquilo y feliz.

  1. Problemas en la escuela:

A diario tu hijo se enfrenta a numerosos problemas en el ámbito escolar debido a las altas capacidades intelectuales que posee. Sabemos que esto genera gran angustia en los padres, pues allí se encuentran solos, y no podemos protegerlos ni ayudarlos a solucionar los conflictos.

Es fundamental que conozcas lo que le sucede a tu hijo cuando se encuentra en el colegio: pregúntale qué tal le ha ido el día cuando salga, por ejemplo, o cuando le veas más receptivo ( una buen modo de conseguir que hable es contarle tú primero lo que has hecho ese día y cómo te has sentido). No insistas en preguntarle cuando no quiera contarte algo, pues percibirá tu angustia y, debido a su inteligencia, intentará evitártela.

Los principales obstáculos a los que se enfrenta un niño superdotado en la escuela son la incomprensión, el aislamiento, la necesidad imperante de saber, unida a la escasa paciencia, y el aburrimiento y la desmotivación que se derivan de no adaptar los contenidos curriculares a sus necesidades educativas especiales:

  • Incomprensión: El resto de niños ( y muchas veces los maestros) no comprenden los comportamientos ni razonamientos de tu hijo, provocando que se sienta rechazado e incomprendido. Enseñarle que no todo el mundo piensa del mismo modo ni aprende a la misma velocidad le ayudará a sentirse mejor. También debe aprender a controlar las reacciones emocionales exageradas, fruto de su elevada capacidad de percepción y de su hipersensibilidad, para lograr una mayor inteligencia emocional.
  • Aislamiento: No es cierto que todos los niños superdotados tiendan al aislamiento en el colegio, de hecho, los que lo hacen, es porque no encuentran a otros niños con sus mismas inquietudes y elecciones en los juegos, no porque sean antisociales. Los seres humanos somos seres sociales y los niños y niñas de altas capacidades no son una excepción. Debemos motivarles para que encuentren a niños a los que les gusten los mismos tipos de juego que a ellos y con los que puedan compartir conversaciones de su interés (aquellos con los que comparte un desarrollo cognitivo y madurativo similar). Es mejor tener uno o dos amigos con los que sentirse  gusto que pretender llevarse bien con todos y sentirse “el bicho raro”.
  • Necesidad imperante de saber: Este problema tiene difícil solución en las aulas, pues no está en nuestra mano ( excepto por la parte de exigir que se reconozcan las necesidades educativas especiales de nuestro hijo y que se lleven a cabo las adaptaciones curriculares pertinentes) sino en la del equipo directivo del colegio y, sobre todo, en los maestros. Sin embargo, no debemos decirle a nuestro hijo que no pregunte al profesor cuando lo necesite, ya sea porque no ha entendido algo, o porque quiere saber más acerca de ellos, ni que no levante la mano constantemente cuando pregunte el profesor, pues sería como decirle que deje de ser él mismo para no destacar demasiado.
  • Impaciencia/impulsividad: Debemos enseñar a nuestro hijo la importancia de respetar las normas y de esperar los turnos en el colegio, igual que cualquier otro niño, pues lo necesitará para poder funcionar en sociedad como se nos exige a todos. Esto no quiere decir que hay que regañarle constantemente por su impaciencia o impulsividad, pues, como ya hemos explicado, es algo innato en ellos
    ( fruto de la sobre-excitabilidad imaginativa e intelectual que les lleva a tener el cerebro siempre “on”); lo mejor es colaborar con el profesor para que éste procure canalizar su curiosidad habilitando espacios para la pregunta, la indagación y la investigación.
  • Aburrimiento y desmotivación: De nuevo, chocamos contra el muro de la no identificación y de no realizar las adaptaciones curriculares que tu hijo necesita ( de ahí que insistamos tanto en la importancia del diagnóstico y de la flexibilización curricular). Si tu hijo no está reconocido como superdotado y no se hacen las adaptaciones curriculares pertinentes es imposible que no se encuentre desmotivado y aburrido en el colegio o el instituto. Los trabajos por proyectos, o permitir que realice investigaciones sobre contenidos que se imparten en el aula os ayudarán a combatir este problema.
  1.  Problemas en casa:
  • El día a día con uno, o con varios hijos superdotados puede convertirse en una eterna lucha porque hagan las cosas a tiempo, porque entiendan que no todo puede ser aquí y ahora, que los padres también necesitan tiempo para otras cosas que no sean responder constantemente preguntas o solucionar conflictos entre hermanos, que tienen que hacer cosas que no les gustan o que existe una lógica distinta de la que ellos aplican, entre otros muchísimos retos. Para que esto no termine con los nervios de todos, o dañe los sentimientos de tu hijo, te proponemos las siguientes ideas:
  • Actúa siempre desde la comprensión de sus diferencias, no olvides que su cerebro no funciona como el tuyo ( a no ser que tú también tengas altas capacidades, pues ya se parecerá mucho más) y que sus reacciones y comportamientos están fuertemente condicionados por ello. Recuerda esto cada vez que tu hijo reaccione muy exageradamente o se empeñe en que algo no puede ser del modo en el que tú se lo estás explicando. Lo mejor en estos casos es intentar razonar con ellos para ayudar al desarrollo de su inteligencia emocional.
  • Recuerda siempre que la baja tolerancia a la frustración y la enorme autoexigencia de tu hijo no le permitirán dejar una tarea a medias aunque tengas que salir a algún sitio en ese momento o ya sea la hora de irse a la cama. Intenta respetar que termine la tarea en la medida de lo posible y, aportarle ideas o herramientas que le ayuden a lograr su objetivo por sí mismo, intentando potenciar su autoestima, sobre todo, resaltando el valor de sus ideas y respetando sus decisiones.
  • No olvides que los comportamientos que suelen parecer desafiantes, son en realidad fruto de su necesidad intrínseca de cuestionarse todo, incluso lo que tú les digas. Respeta su derecho a discrepar e intenta usarlo para que reflexione de forma crítica creativa y constrictiva.

Si te enfrentas a cuestiones como el acoso escolar o el bulling debes actuar cuanto antes, hacerlo saber en a la dirección del colegio o del instituto y si no se toman medidas efectivas, cambiar a tu hijo de colegio. Esto es un tema muy serio, no debes esperar para actuar y debes saber que la ley está de tu parte en estos casos. También es muy necesario que acudas a un profesional de la psicología experto en superdotación con tu hijo, para que os ofrezca a ambos pautas para enfrentar y solucionar los daños emocionales que se derivan.

Sobre todo, y ante todo, pase lo que pase, no te olvides de lo más importante: recordarles cada día que les quieres, que confías en ellos y que siempre pueden contar contigo para cualquier cosa que necesiten.

En el siguiente enlace podrás escuchar la Conferencia “¿Qué necesitan de nosotros, padres y docentes, los niños con Altas Capacidades?” que impartieron el 16 de Junio de 2018 los expertos Olga Carmona y Alejandro Bustillo:

http://www.altascapacidadesytalentos.com/ciclo-de-conferencia-de-aest-2018-audio/

Si tienes alguna consulta o problema de índole psicológico no dudes en contactar con el Dr. Esteban Sánchez Manzano, ha atendido a niños superdotados en su consulta durante más de 30 años.

            Consulta Dr. Esteban Sánchez Manzano
 Calle Rodríguez San Pedro nº 32  bajo (Metro Argüelles)
 (Madrid)
 Tlf.  671 344 611  
 smanzano@ucm.es

Si te ha parecido interesante este artículo, puedes suscribirte a nuestro blog y recibir mucha más información directamente en tu correo electrónico: sólo tienes que pulsar (o hacer click) sobre el botón azul “Seguir Guía altas capacidades” que encontrarás arriba, a la derecha.

 

 

Anuncios

¿ Qué se puede hacer en la escuela con los niños de Altas Capacidades?

La ley está de vuestra parte y tenéis que exigir que se cumpla.

La legislación vigente reconoce que los niños de altas capacidades tienen necesidades educativas especiales, por tanto, en los colegios e institutos están obligados legalmente a realizar las adaptaciones curriculares a estos niños. Después de un diagnóstico oficial (hablamos de esto en el artículo de nuestro blog: ¿Quieres que un profesional diagnostique si tu hijo tiene o  o altas capacidades?) es decir, de que esté reconocido como persona superdotada por el Organismo Competente de la Comunidad autónoma donde viváis, que suelen ser o los Equipos Psicopedagógicos de zona, o los psicólogos de los Hospitales o Centros de Salud de vuestra provincia; el colegio o instituto de tu hijo tiene que actuar al respecto.  

Se puede actuar de diferentes modos, según lo que se estime conveniente para cada niño, teniendo en cuenta su edad, el curso en el que se encuentra, y su estado emocional, entre otras cosas. Debes saber que, no sólo puede solicitar una valoración de los equipos psicopedagógicos el tutor de tu hijo o el orientador del colegio, sino que los padres también pueden, y deben, entregar una hoja firmada el el centro educativo para que se realice la valoración por posible superdotación, es decir, que la petición también puede partir de los padres. A continuación, relacionamos los tipos de adaptaciones curriculares que se pueden, y deben, llevar a cabo:

  1. El agrupamiento. Supone agrupar a los niños de altas capacidades en un colegio específico, o bien dentro de su escuela, en una clase especial. Lo primero que hay que decir al respecto es que en España no existen colegios especiales para niños de altas capacidades, porque desde el Ministerio de Educación se ha considerado siempre que esta práctica atenta contra la igualdad en el sistema escolar, cosa que no sucede en muchos otros países de Europa y del resto del mundo, por entender que sus necesidades educativas especiales se cubren con mucha mayor efectividad agrupando a los niños superdotados en colegios específicos para ellos. Según las experiencias de maestros y alumnos de estos colegios, se ha demostrado que, efectivamente, se trata de la mejor de la opciones, pues no sólo ayuda a potenciar el talento y la creatividad que demuestran estos niños, sino que la parte emocional se ve beneficiada, al encontrarse en un grupo de iguales, donde ya no se sienten “el bicho raro”. Con respecto a la agrupación dentro de la escuela en una clase especial, tampoco sucede en España, por el mismo motivo mencionado anteriormente.
  2. La flexibilización curricular: Consiste en adaptar los contenidos escolares a las necesidades educativas especiales de los niños con altas capacidades, de modo que se enriquezca su currículo para ampliar sus contenidos; en adaptar los métodos de enseñanza y aprendizaje al modo específico que tienen de asimilar los conocimientos los superdotados ( prácticamente casi nunca se hace)o en la aceleración, que consiste en adelantar al niño a un curso escolar superior al que le correspondería por su edad biológica. Estas medidas no suele llevarse a cabo en casi ningún colegio y, además, se realiza de un modo erróneo, pues se suele “solucionar” poniendo más tareas que al resto de sus compañeros a los niños de altas capacidades.

Sobre una flexibilización curricular correcta en la escuela hablaremos en otro de los artículos de este blog.


En cuanto a la aceleración, es la adaptación curricular más práctica y  más sencilla de realizar ( también está recogida en la Ley: la aceleración curricular en el caso de lo los niños superdotados se podrá realizar hasta en tres ocasiones a lo largo de la educación obligatoria -de 1º de Primaria hasta 4º de E.S.O.- Sin embargo, son escasísimas las veces que se acepta esta medida por parte de los Equipos Psicopedagógicos oficiales y de los equipos directivos de las escuelas e institutos. Esto se debe a que, por desconocimiento, entre otros motivos, consideran ilógico que un niño de 7 años esté en clase con niños de 8, pues les parece más acertado que este mismo niño de 7, cuya edad mental se encuentra más cercana a la de los alumnos de 9 o 10 años, se mantenga en la clase de los niños de su edad cronológica, es decir, con los niños de 7 años.

También se puede realizar una aceleración sin que el niño cambie de aula, realizando dos cursos en un mismo año académico, y examinándose de las materias de ambos al final de curso. Este tipo de aceleración está recomendada para los alumnos de altas capacidades que sobresalen ( u obtienen buenas calificaciones) en todas las materias, puesto que se acelera todo el currículum al mismo tiempo. A veces, también se imparten algunas asignaturas de un curso superior en el curso que le corresponde por edad biológica al niño superdotado, pero esto, al fin y al cabo, no supone ninguna solución efectiva.  

Además, existe otra forma de adaptación curricular muy necesaria y positiva para los niños y niñas de altas capacidades que se puede llevar a cabo fuera del sistema escolar:

  1.  El enriquecimiento: Consiste en proporcionar a los superdotados oportunidades de aprendizaje fuera del programa escolar normal. No sustituye al currículo ordinario, sino que lo complementa y, como su propio nombre indica, lo enriquece.

Los pilares fundamentales de estos programas deben ser:

  • la investigación
  • el pensamiento creativo
  • el autoaprendizaje  
  • el autoconcepto positivo

Para llevar a cabo estos programas los profesores han de ser formados previamente, pero no es necesario que ellos mismos sean superdotados.

Se ha demostrado que estos programas aportan gran estabilidad emocional y desarrollo de la creatividad y el talento de los niños de altas capacidades. Al encontrarse entre iguales, mejora mucho su autoconcepto, su libertad de expresión sin miedo a ser rechazados, su creatividad se activa y se estimula, al estar en un entorno favorable donde se valoran sus ideas y donde se dejan fluir como algo positivo y necesario, logrando así un óptimo desarrollo de los talentos y capacidades de cada uno de estos niños y adolescentes.

¿Te ha resultado útil este artículo? ¿Necesitas aclarar alguna duda? ¿ Quieres dejarnos un comentario o una valoración personal acerca de su contenido? Estaremos encantados de recibirlos:

Contacta con nosotros

Si te ha parecido interesante este artículo, puedes suscribirte a nuestro blog y recibir mucha más información directamente en tu correo electrónico: sólo tienes que pulsar (o hacer click) sobre el botón azul “Seguir Guía altas capacidades” que encontrarás arriba, a la derecha.

Cómo ayudar a la estabilidad emocional de un niño de Altas Capacidades

Como explicamos en otros artículos de este blog que te invitamos a leer, los niños de altas capacidades intelectuales o superdotados tienen un cerebro biológicamente diferente y además, sienten de forma distinta: las aptitudes intelectuales y creativas se desarrollan en ellos a un ritmo más elevado que otras capacidades, que evolucionan con normalidad, lo que afecta a sus emociones. El niño superdotado es más sensible que otros niños y hace más preguntas existenciales.

Para ayudarte a conseguir una estabilidad emocional en tu hijo (no te preocupes, que no es tan complicado como parece):

Lo primero que debes hacer es admitir que se comportará y sentirá de modo distinto a otras personas que no tienen altas capacidades intelectuales, y ello conlleva dos aspectos fundamentales que van intrínsecamente ligados :

a) Responder a sus expresiones emocionales tal y como necesita (más abajo puedes ver cómo hacerlo)

b) No responder a sus conductas cómo te diga la familia que debes hacer, ni cómo te digan algunos orientadores escolares que no ha estudiado las peculiaridades psicológicas de los niños superdotados, en definitiva, no como te digan personas que no han tratado y además estudiado sobre psicología de las altas capacidades. Pues ello sólo dañará a tu hijo y le hará sentirse aún más incomprendido.

Lo segundo es que se reconozca a tu hijo como persona de necesidades educativas especiales: tu hijo pasa muchas horas y muchos años de su vida en la escuela, el miedo al rechazo en el ámbito escolar y al aislamiento social que supone, incluido el temido bullying, se darán de todos modos esté reconocido o no, pues se deben a sus reacciones emocionales, comportamientos y verbalizaciones, y no a que la gente sepa o no si el niño es superdotado. Si entre todos los responsables de la educación de tu hijo hay conocimiento de sus necesidades educativas especiales y de cómo manejarlas en el ámbito escolar y del hogar, será muy positivo para el correcto desarrollo emocional del niño o la niña.

Un resumen muy claro y concreto sobre cómo actuar frente a las reacciones emocionales de tu hijo, o a las expresiones de sus sentimientos e inquietudes, se recoge en el blog de otra madre y experta, Paulina M. Bánfalvi, que ha llamado: Altas Capacidades. La rebelión del talento, cuyo artículo completo, que os animamos a leer, resulta muy interesante para padres y educadores:

https://aacclarebeliondeltalento.com/2018/04/15/emociones-ecuaciones-y-negaciones/

Este sería un resumen de lo que No se debe hacer (Negación) que nos impulsa a creer que es necesario modificar esa conducta en el niño:

 

NEGACIÓN: CONDUCTA A MODIFICAR

Reacciones exageradas Hiper-sensible
Autoexigencia Hiper-perfeccionismo
Miedo al fracaso Baja tolerancia a la frustración
Cuestiona todo Desafiante
Aislamiento Solitario
Falta de cooperación Egoísta
Impaciente Impulsivo

En tabla, un resumen de lo que Sí se debe hacer (Aceptación), cómo llevarlo a cabo y además, el motivo o causa de dichos comportamientos:

EMOCIÓN MOTIVO ACEPTACIÓN
Reacciones emocionales Mayor desarrollo madurativo/ elevada capacidad de percepción y razonamiento Razonar con ellos como base de la inteligencia emocional
Autoexigencia Positiva y necesaria para el afán de superación y la persistencia Aportarle herramientas para que alcance el nivel de logro que se exige
Miedo al fracaso Ausencia de reto o exceso de reconocimiento por logros “fáciles” Aumentar el nivel de reto
Cuestionan todo-Desafiantes La mayor capacidad de pensamiento y razonamiento crítico es la base para la innovación Respetar su derecho a discrepar y usarlo para reflexionar de forma crítica y creativa
Aislamiento-Solitarios Es introvertido y/o no encuentra pares intelectuales con quien relacionarse Buscar para él su tribu, sus iguales; aquellos con los que comparte un desarrollo madurativo y cognitivo similar.
Falta de cooperación El trabajo cooperativo no les aporta beneficios de aprendizaje Procurar experiencias de aprendizaje cooperativo de valor para él, respetando los principios y fundamentos base de la colaboración.
Impacientes. Impulsivos intelectualmente. Fruto de la sobre- excitabilidad imaginativa e intelectual que les lleva a tener el cerebro siempre “on”. Canalizar su curiosidad habilitando espacios para la pregunta, la indagación y la investigación tanto en el aula como en casa.

A modo de reflexión cabría decir que: “Las emociones son el fundamento del desarrollo psicológico y social de todas las personas. Esto, por supuesto, también se puede aplicar a las personas de altas capacidades intelectuales, de modo que lo primero a tener en cuenta para su óptimo desarrollo personal siempre debe ser la parte emocional” Dr. Esteban Sánchez Manzano.

¿Te ha resultado útil este artículo? ¿Necesitas aclarar alguna duda? ¿ Quieres dejarnos un comentario o una valoración personal acerca de su contenido? Estaremos encantados de recibirlos:

Contacta con nosotros

¿ Por qué los niños y adolescentes de Altas Capacidades necesitan un psicólogo experto en superdotación?

Todos los niños y adolescentes de altas capacidades necesitan acudir a un psicólogo experto en superdotación. En este artículo te explicamos cuándo y porqué.

Todos los niños y adolescentes de altas capacidades necesitan, al menos una vez en su vida, acudir a un psicólogo especialista en superdotación intelectual. Por supuesto, hablamos de que alguien realmente experto realice a tu hijo un diagnóstico correcto sobre sus capacidades intelectuales, y te oriente sobre cómo ayudarle con ello; no de que tu hijo o hija necesite terapia psicológica por el mero hecho de ser superdotado.

Para este diagnóstico, insistimos mucho en nuestro blog, busca muy bien a quién llevas a tu hijo, pues no todos los que dicen ser expertos en superdotación intelectual lo son ( resulta muy útil en este caso, como es otros muchos, preguntar a otros padres que conozcas que tengan niños diagnosticados de superdotación, si es que conoces alguno y, si no conoces a ninguno, acude o llama a Asociaciones de Altas Capacidades, seguro que en ellas te recomiendan a alguien competente para que realice un diagnóstico a tu hijo en caso de sospecha). Del mismo modo, investiga un poco sobre precios, ya que el diagnóstico privado, aunque suele ser costoso, algunos profesionales piden demasiado dinero por ello.

psicólogo experto superdotación

De cualquier modo, recuerda que siempre puedes hacerlo a través de los servicios de Orientación Psicopedagógica de tu ciudad, que son gratuitos. En este caso hay tres grandes inconvenientes:

a)  Suele dilatarse mucho en el tiempo, cosa que perjudicará a tu hijo.

b)  En muchas ocasiones, el diagnóstico ni siquiera llega a realizarse,  pues, además de una autorización/petición de los padres firmada y entregada en el colegio o instituto (si no la hacéis nunca valorarán a vuestro hijo, atentos a esto) es necesario que el tutor y/o el orientador de la escuela, en caso de que lo tenga, esté de acuerdo en que existe la posibilidad de que tu hijo tenga altas capacidades y quiera enviarlo a los Equipos de tu población o provincia, y, no en pocas ocasiones, el famoso “Yo no lo veo” juega en vuestra contra.

c)  El diagnóstico que realizan en las Comunidades Autónomas no siempre es acertado; pues, por cuestiones políticas, por desconocimiento, y por otros motivos, acaban diciendo que tu hijo destaca por su inteligencia, pero no tiene persistencia en la tarea, no tiene mucha creatividad o, por pocos puntos, no alcanza los 130 de Cociente Intelectual, los tres parámetros que se establecen oficialmente para considerar que un niño o adolescente tiene altas capacidades intelectuales.

Por todo ello, recomendamos un diagnóstico privado de un verdadero experto en superdotación intelectual. Como sabes, este blog está para ayudarte y puedes acudir a la consulta del Dr. Esteban Sánchez Manzano si sospechas que tu hijo puede tener altas capacidades:

            Consulta Dr. Esteban Sánchez Manzano
 Calle Rodríguez San Pedro nº 32  bajo (Metro Argüelles)
 
(Madrid)
 Tlf.  671 344 611  
 smanzano@ucm.es

Si ya sabes que tu hijo tiene altas capacidades, es muy probable que a lo largo de su vida necesite también acudir en una o varias ocasiones a un psicólogo experto en altas capacidades. Como ya decimos en otros artículos de este blog, no es porque tu hijo tenga un patología ( las altas capacidades no lo son, no son una enfermedad mental) sino porque de sus características específicas muchas veces se derivan problemas psicológicos:

  • debidos al rechazo escolar que sufren, y el aislamiento asociado
  • por causa de la incomprensión de compañeros e incluso profesores
  • por la sensación de que nadie les entiende o de que no encuentran a nadie que les interese como amigo
  • debido al aburrimiento en el aula, e incluso el fracaso escolar que se derivan de no realizar las adaptaciones curriculares que tu hijo necesita
  • y un largo etcétera que puede llevar a tu hijo a sentirse desorientado, triste, e incluso deprimido.

Estos motivos pueden derivar en problemas que los padres no siempre vemos, pero que necesitan de la ayuda y orientación de un profesional. Nos referimos a comportamientos que consideramos asociados a la condición de nuestros hijos, y que no percibimos
como un malestar que sienten:

  • morderse las uñas o morderse el labio inferior constantemente
  • mover las piernas o tocarse el pelo muy a menudo mientras están sentados
  • no ser capaces de permanecer quietos ( cuidado con esto, pues muchas veces les diagnostican erróneamente trastorno de hiperactividad, que sí es un patología, debido a que “son demasiado movidos”…)

O a comportamientos que sí llaman la atención o preocupan a los padres:

  • que esté siempre solo en el colegio, que los niños le insulten o agredan por ser superdotado,
  • que tenga incontinencia urinaria o poliaquiuria ( necesidad constante de ir a hacer pis)
  • que sufra continua tristeza e incluso depresión, derivadas de sentirse un “bicho raro”
  • que esté siempre solo en el colegio o en el parque
  • que nazca un nuevo hermano y sienta que ya no tienen toda la atención y el cariño de sus padres ( las personas que para él o ella los las únicas en el mundo que le comprenden y le quieren de verdad)
  • y otros muchos comportamientos anormales derivados de su condición de superdotación.

Todos estos comportamientos o actitudes deben ser vigiladas o supervisadas por un psicólogo experto en superdotación, pues hemos conocido casos de niños de altas capacidades de corta edad que ya mostraban trastornos de ansiedad e incluso depresión, por no tratar a tiempo estos problemas.

Si necesitas ayuda con ello, no dudes en consultarnos a través de nuestro formulario de contacto y te responderemos lo antes posible:

Contacta con nosotros

O, si lo consideras necesario ( suele ser más conveniente para cuestiones más graves) puedes acudir a consulta con el Dr. Esteban Sánchez:

            Consulta Dr. Esteban Sánchez Manzano
 Calle Rodríguez San Pedro nº 32  bajo (Metro Argüelles)
 
(Madrid)
 Tlf.  671 344 611  
 smanzano@ucm.es

 

¿Por qué es necesaria la aceleración?

Los niños de altas capacidades están reconocidos como niños de necesidades educativas especiales por ley desde 1995. A día de hoy, muy poco, o nada, es lo que se hace por ellos en los colegios.

Sólo el 0,29% del total de los alumnos superdotados matriculados en Educación Obligatoria fueron identificados como tal, según los datos de 2015-2016 que arroja el Ministerio, por tanto, 138.517 estudiantes de altas capacidades no están recibiendo educación específica.

Sobre la aceleración curricular, ni siquiera hemos logrado encontrar información actualizada de datos en España, lo que nos hace pensar que no hay demasiado interés por que se conozcan.

Estamos muy lejos de lo deseable y, el mayor problema al que nos enfrentamos, antes de la enorme reticencia que existe ante la aceleración de un curso en niños o adolescentes de altas capacidades, es que la mayoría de colegios e institutos siguen sin saber porqué los niños superdotados tienen necesidades educativas especiales. El blog AACC La rebelión del Talento nos lo explica de forma clara y sencilla:

altas capacidades inclusión
En el blog El mundo del superdotado.com también hablan de datos nada algüeños:

“A pesar de que las sucesivas leyes de educación insisten en la necesidad de identificar a los alumnos superdotados y de altas capacidades para poder darles la educación más adaptada a sus necesidades, la realidad en España es bien distinta. Según las estadísticas del Ministerio de Educación Cultura y Deporte a finales del curso 2015/2016 solo tenemos identificados 23.741 alumnos de altas capacidades, de los 8.113.239 alumnos en total escolarizados en nuestro país, lo que representa un porcentaje de apenas el 0,29 % del total. Esto supone que 138.517 estudiantes superdotados están escolarizados en nuestro país y no están recibiendo educación específica.”

Según publicó AEST en su blog Altas capacidades y talentos.com en Enero de 2018:

“Los alumnos de Altas Capacidades no están recibiendo la atención reconocida en la LOMCE: La Asociación Española para Superdotados y con Talento (AEST) afirma, en el informe anual enviado a sus socios, que el 70% de las consultas que recibió en 2017 tuvieron que ver con la ausencia de programas eficaces de detección y atención de los alumnos de Altas Capacidades y la necesidad de las familias de consultar a psicólogos privados”.

Según explica en su blog Fátima Murciano, licenciada en Psicopedagogía y Experta en diagnóstico y educación de los alumnos con alta Capacidad, la aceleración resulta fundamental para estos niños y adolescentes:

“Un alumno de altas capacidades que lleva rindiendo por debajo de sus posibilidades durante mucho tiempo puede tardar meses en recuperar la motivación o ánimo. Además hay que tener en cuenta que muchos de estos niños están rindiendo por debajo de su nivel aunque estén sacando buenas notas o notas mediocres puesto que si tienen una edad mental de dos, tres y hasta cuatro años por encima de su edad cronológica, significa que NECESITAN aprender lo que habitualmente se enseña a esa edad pero están recibiendo el currículo que se les da a los niños de su edad cronológica. Lo necesitan y es su derecho recibirlo, puesto que un cerebro en desarrollo no puede pasar tantas horas diarias repitiendo contenidos casi todos ellos adquiridos o que podían haber sido adquiridos varios años antes. Pensemos en un niño con un déficit cognitivo importante que le impide adquirir conocimientos básicos de cálculo, al que cada día durante cinco horas le intentásemos enseñar a realizar ecuaciones o raíces cuadradas , ¿podría desarrollarse su cerebro y su talento? ¿serían estas enseñanzas las apropiadas para su autoestima y desarrollo personal por mucho que sean las que estén recibiendo los niños de su edad cronológica?”

Queda, por tanto, demasiado por hacer, y los padres tenemos que tomar la iniciativa y luchar porque nuestros hijos tengan cubiertas sus necesidades educativas del mismo modo que todos los demás niños.

¿Te ha resultado útil este artículo? ¿Necesitas aclarar alguna duda? ¿ Quieres dejarnos un comentario o una valoración personal acerca de su contenido? Estaremos encantados de recibirlos:

Contacta con nosotros