¿Qué son las disincronías que se producen en los niños de Altas Capacidades?

Hablemos de disincronías, pero hablemos claro.

En los últimos años se está hablando mucho en nuestro país, por parte de autores y psicólogos que dicen ser expertos en altas capacidades intelectuales, de lo negativa que resulta la aceleración escolar de uno o varios cursos en los niños superdotados. Argumentan que la aceleración provoca las llamadas disincronías, es decir, desajustes temporales en los niños acelerados debido a que están en clase con niños mayores. Estas disincronías de las que hablan serían la causa de:

  • el rechazo por parte de sus compañeros, al no querer aceptar a un niño más pequeño en el aula.
  • el aislamiento en los recreos y en las actividades escolares y extraescolares.
  • problemas de hipersexualización o sexualización adelantada cuando se trata de niños en clases de alumnos ya pubercentes.

La realidad de todo ello no es que no se puedan producir estos casos, sino que se producen de todos modos debido a la naturaleza de los niños de altas capacidades, estén acelerados o no, pues si utilizamos el mismo planteamiento lógico, tampoco es conveniente mantenerlos en el grupo al que pertenecen por edad biológica, ya que los niños de menor edad mental que ellos también los rechazan por no comprenderlos, también los aíslan (o son ellos los que deciden aislarse por no tener nada en común con los juegos y conversaciones de los niños de su clase) y, de ningún modo, se ha constatado la llamada “hipersexualización” en los niños que sí han sido acelerados (normalmente sólo se hace en un curso superior, por lo que tampoco tiene demasiado sentido este argumento).

Esto no quiere decir que no haya que vigilar la adaptación de los niños superdotados al nuevo grupo de mayor edad biológica, sino que en colaboración con los padres y el equipo directivo del colegio, los nuevos maestros de estos niños deben velar por su integración, de modo que se pueda evitar el rechazo y/o el acoso por parte de sus nuevos compañeros. Además, es importante aclarar que la aceleración debe estar recomendada por un psicólogo clínico experto en altas capacidades, que haya evaluado al niño a acelerar; aunque, como mencionamos en nuestro artículo Las 15 preguntas más frecuentes sobre las altas capacidades, no se conoce ningún caso en España en el que una aceleración recomendada por un psicólogo experto haya resultado contraproducente para el niño acelerado.

Hechas estas aclaraciones, ya podemos hablar de disincronías. Entre las que cabría destacar están:

  1. La disincronía intelectual y psicomotora. Un claro ejemplo de ello son la lectura y la escritura: mientras la mayoría de los superdotados aprenden a leer mucho antes que otros niños, no sucede lo mismo con la escritura, puesto que requiere coordinación visomanual (motricidad fina).
  2. La disincronía del lenguaje y del razonamiento. Los niños superdotados, a pesar de ser precoces en comenzar a hablar, suelen tener una capacidad de razonamiento más adelantada que la capacidad del lenguaje, lo que provoca que, en no pocas ocasiones, no puedan expresar como quisieran lo que piensan de forma rápida.
  3. La disincronía afectivo-intelectual. La capacidad intelectual de estos niños hace interioricen mayor información y de una forma mucho más rápida que otros niños de su edad, mientras que el nivel afectivo-emocional estará más al nivel de su edad cronológica, lo que hará difícil de asumir dicha información.
  4. La disincronía intelectual y currículum. El currículum ha de corresponder al desarrollo de las capacidades intelectuales de los alumnos, según la edad; los alumnos superdotados que poseen estas capacidades por encima de la normalidad, superan con prontitud los aprendizajes y, en consecuencia, el currículum será inadecuado para ellos.

Desde el punto de vista de la adaptación escolar, la más preocupante de las disincronías sería la número 4, que podría visualizarse de un modo más claro si sabemos que la edad mental de los niños de altas capacidades intelectuales está unos 2 o 3 años por encima de su edad biológica (dependerá de cada caso particular y lo podrá estimar un psicólogo especialista en superdotación). Es importante aclarar que cuando hablamos de edad mental nos referimos a la capacidad intelectual, no a su nivel afectivo y emocional, que se encuentra en un escalón similar al de los niños de su misma edad cronológica, como ya hemos explicado con anterioridad; sin embargo, puesto que las aceleraciones se suelen hacer en un sólo curso, tampoco supondría un problema. Esta disincronía de la “superior edad mental” de los superdotados, sí es peligrosa si no se atiende correctamente en los colegios, y sí es la auténtica disincronía a la que se enfrentan estos niños y niñas en el ámbito escolar.

En el siguiente vídeo podrás ver a una madre de dos hijos de altas capacidades hablando del porqué de la necesidad imperante y urgente que tenemos en España de realizar las adaptaciones curriculares a los niños superdotados:

Según el profesor Sánchez Manzano, (o los psicólogos expertos en superdotación José Luis Pérez y Félix Ruiz Mahamud ) hay un ejemplo muy visual y sencillo para entender esta disincronía, lo que él llama el “Ejemplo del Zapato” ( o lo que denominan José Luis y Félix “La teoría de la silla”, que viene a ser más o menos lo mismo). Según el Dr. Esteban Sánchez lo que sucede en las escuelas que se muestran tan reticentes a la aceleración es como el “Ejemplo del zapato”, es decir, poner un zapato del número 30 a niños de 7 años de edad, sea cual sea el tamaño de su pie; por supuesto, esto conllevará que a algunos les quede demasiado grande y a otros, en cambio, les apriete. Extrapolado a la superdotación intelectual es como pretender que niños de edad mental de 11 años estudien en clase con los niños de 7 sólo porque tienen la misma edad biológica, obligándoles a llevar un zapato que les daña y que no se ajusta para nada a su necesidades reales. La “teoría de la silla” es otro ejemplo de lo mismo, pretender sentar en sillas de tamaño pequeño pensadas para niños de educación infantil, a niños de altas capacidades, cuyo tamaño real corresponde a estudiantes de 8 o 9 años; como ellos dicen “ está claro que no caben”. Entonces, si podemos entender que hay cosas físicamente imposibles o perjudiciales, ¿ Por qué no podemos entenderlo cuando se trata de la inteligencia?

Estas disincronías son las que producen efectos emocionales muy negativos en los niños y niñas de altas capacidades, pues la escuela deja de adaptarse a sus expectativas, quedándose “demasiado pequeña”, lo que conlleva en muchos casos a:

  • reacciones emocionales o comportamientos extremos en el aula ( acabando en el despacho del orientador por ser “el que molesta en clase” con sus interrupciones constantes o sus visiones particulares de la resolución de los problemas que plantea el profesor – de estas cuestiones tan importantes hablamos también en otro artículo de este blog.
  • que el niño sea etiquetado como “oposicionista desafiante” (términos con los que no podemos estar más en desacuerdo).
  • que provoque en el niño desmotivación, aburrimiento y, como consecuencia, el tan extendido fracaso escolar (el 60% del fracaso escolar en niños de altas capacidades se debe a que no están identificados, o a que no les interesan los contenidos de las asignaturas que cursan, y el modo de impartirlas que tiene el maestro, por no estar para nada adaptados a su forma y a su velocidad en los aprendizajes).

En el siguiente enlace podrás acceder al vídeo completo de la Conferencia realizada por los expertos José Luis Pérez y Félix Ruiz (Junio de 2015) dentro del ciclo de Conferencias anuales que la AEST ( Asociación Española de Superdotados y Talentos) realiza todos los años de forma gratuita y abierta a todos los interesados en asistir. En ella hablan de las verdaderas disincronías a las que se enfrentan los niños y adolescentes de altas capacidades, así como de las recientes investigaciones neurológicas sobre el cerebro de las personas superdotadas ( que también tratamos en otro de los artículos de este blog) y de otros graves problemas a los que nos enfrentamos los padres:

¿Te ha resultado útil este artículo? ¿Necesitas aclarar alguna duda? ¿ Quieres dejarnos un comentario o una valoración personal acerca de su contenido? Estaremos encantados de recibirlos:
Contacta con nosotros

Si te ha parecido interesante este artículo, puedes suscribirte a nuestro blog y recibir mucha más información directamente en tu correo electrónico: sólo tienes que pulsar (o hacer click) sobre el botón azul “Seguir Guía altas capacidades” que encontrarás arriba, a la derecha.

Anuncios

Evaluación psicopedagógica

¿QUIERES QUE UN PROFESIONAL DIAGNOSTIQUE SI TU HIJO TIENE O NO ALTAS CAPACIDADES?:

 Aquí te diremos cuándo es conveniente realizarlo, cómo se hace, quién debería hacerlo y porqué.

Como ya hemos mencionado en otros artículos de este blog, realizar una evaluación psicopedagógica profesional a tu hijo para determinar si tiene o no altas capacidades (lo que comúnmente suele denominarse diagnóstico), no sólo es necesario y beneficioso, es fundamental para poder ayudarle a que crezca feliz: la razón es muy sencilla: no podremos actuar sobre aquello que desconocemos que existe. En palabras de la psicóloga experta en superdotación intelectual Olga Carmona: “ Cuando hablamos de altas capacidades, la ignorancia para padres, educadores y orientadores no es una opción”.

A. ¿Cuándo es conveniente realizar los test de altas capacidades?

La detección temprana es muy beneficiosa. No es cierto que no se pueda diagnosticar a un niño hasta que tiene al menos 6 ó 7 años de edad (existen test de evaluación aplicables a niños desde los 2,6 años) pues la inteligencia y la creatividad que se valoran para diagnosticar altas capacidades intelectuales son fundamentalmente genéticas, y no culturales ( los niños no necesitan saber leer, ni escribir, ni sumar, para poder evaluar si tienen o no altas capacidades). Nuestra recomendación al respecto, es que a partir de los 4 años de edad ya se puede obtener un diagnóstico totalmente fiable.

B. ¿ A quién debemos acudir?

Para realizar los test o pruebas a tu hijo debes acudir siempre a un psicólogo experto en altas capacidades intelectuales que sepa cómo realizar los test y que haya tratado previamente con estos niños, para que pueda hacer una identificación correcta. Hay que tener cuidado, e informarse antes de los conocimientos y capacitación del profesional al que vamos a acudir. Consideramos necesario hacer esta advertencia, pues en los últimos años está aumentado considerablemente el número de familias que se ven en la necesidad de saber si su hijo tiene o no superdotación intelectual y que acuden a psicólogos privados; de familias que conocen la importancia de llevar a cabo un diagnóstico profesional de su hijo; y de lo costosos que pueden llegar a ser los informes privados ( también es importante comparar precios….) lo que está provocando que bastantes personas se proclamen expertos en altas capacidades intelectuales para poder conseguir “clientes”.

También es importante señalar que en la Comunidades Autónomas hay Equipos de Orientación Psicopedagógica que realizan estas pruebas de manera gratuita y además, para realizar las adaptaciones curriculares que necesitan estos niños tienen que estar diagnosticados como de altas capacidades por la Administración pública, pues en la Comunidades autónomas no admiten los informes de profesionales privados.

Los dos principales problemas en estos casos son que suelen tardan demasiado en realizarlos, por lo que durante ese tiempo los niños no pueden tener atendidas sus necesidades, y que, en muchas ocasiones, sólo admiten a los niños que superan el 130 de Cociente Intelectual en las pruebas que les aplican ( un niño que, según su criterio, obtiene 129 CI no se considera de altas capacidades en la mayoría de las Comunidades Autónomas ) También sucede con frecuencia, que descartan niños por considerar que no tienen persistencia en la tarea ( los test que realizan suelen ser bastante largos, de unas dos horas de duración, en las que el niño contesta, casi siempre cronometrado, a una pregunta detrás de otra, sin descanso posible)

diagnóstico altas capacidades

C. ¿ Qué pruebas tienen que realizar a los niños para una correcta evaluación psicopedagógica?

En cuanto a las pruebas, es importante saber que hay tres grandes áreas a evaluar: inteligencia general y especial, inteligencia creativa o inventiva y personalidad.
Cuando se sospeche algún problema habrá que realizar pruebas clínicas para conocer su gravedad y la terapia más conveniente a utilizar.

1) Inteligencia: Desde el punto de vista de la evaluación, las características más
significativas de la inteligencia son la rapidez ( por eso se utilizan los cronómetros) y la precisión de problemas ( no se trata de problemas matemáticos, sino de diferentes planteamientos o retos que el niño tendrá que resolver)

2) Creatividad: es la más difícil de evaluar, pues hace referencia a la aparición de algo nuevo y original. Podemos definir la creatividad como una aptitud para producir composiciones, ideas y productos que son esencialmente nuevos y desconocidos hasta el momento.

Las 4 características principales a observar en cuanto a la creatividad son la originalidad (capacidad para generar ideas o productos no comunes), la fluidez( tener un gran número de ideas o imágenes mentales en torno a algo que se sugiere) y la elaboración ( o mejora de un producto). Como puedes observar, es algo muy difícil de evaluar, por lo que muchas veces queda al criterio subjetivo de la persona que diagnostica, teniendo que establecer un valor que se sumará para determinar el Cociente Intelectual, que podrían dar como resultado 129 CI en lugar de 130 y, si no se trata de un buen profesional, el descartar que se trata de una persona con altas capacidades intelectuales sólo por esta puntuación.

3) Personalidad: La personalidad hace referencia a actitudes y comportamientos emocionales y afectivos.

El proyecto Harvard concluyó que los superdotados se distinguen significativamente de sus compañeros en las siguientes conductas:

a) La manera de enfocar intercambios sociales (capacidad para mantener la atención de los adultos como recurso)

B) La capacidad y deseo de competir más que otros niños ( competitividad en actividades intelectuales y creativas)

c) La capacidad más alta de comunicación y lenguaje (precocidad en comprensión y expresión lingüísticas, estabilidad emocional, independencia, actividad e imaginación).

En la personalidad deberá evaluarse, además, la motivación interna del niño y las relaciones sociales que el niño tiene con la familia y con los demás compañeros.

Los test más utilizados en los últimos años por los expertos son, entre otros, las Escalas de Weschler y el test Stanford Binet, el test de Raven y el test de Cattell . Esto no quiere decir que otros test no sean válidos para la evaluación, sino que éstos son los más usados entre los expertos.

Si crees que tu hijo puede tener altas capacidades intelectuales y quieres obtener un diagnóstico, puedes contactar con Esteban Sánchez Manzano:

            Consulta Dr. Esteban Sánchez Manzano
 Calle Rodríguez San Pedro nº 32  bajo (Metro Argüelles)
 (Madrid)
 Tlf.  671 344 611  
 smanzano@ucm.es

O a través de nuestro formulario de contacto :

Contacta con nosotros

¿Qué son las Altas Capacidades Intelectuales?

Los niños de altas capacidades intelectuales no son raros, son excepcionales.

En este artículo intentaremos definir con brevedad las altas capacidades intelectuales (superdotación) para tener claro de qué estamos hablando.

“El niño superdotado no sólo piensa de forma diferente, sino que siente de forma diferente” Leta Hollingwoth. Con estas palabras definía esta psicóloga estadounidense a los niños de altas capacidades ya a principios del siglo XX. Por tanto, la primera idea que hay que aclarar sobre altas capacidades es que tanto su funcionamiento cerebral, como su modo de sentir, difieren del resto de seres humanos. Tener esto en cuenta como padres, familiares o docentes es fundamental para tratar y educar a estos niños.

Otro definición sencilla y completa de Alta Capacidad intelectual es la que dan los expertos Leopoldo Carreras, Milagros Valera y Flavio Castiglione en su libro Altas capacidades intelectuales: la asignatura pendiente (un libro que recomendamos por su claridad en los conceptos y por su valioso contenido):

“ Un superdotado es un niño que nace con la capacidad para poder destacar en cualquier área de conocimiento y que, además, tendrá una gran facilidad para relacionar entre sí y de manera creativa estas diversas materias”.

 

En palabras de la psicóloga María Teresa Esquivias: “La creatividad es un proceso mental complejo, el cual supone actitudes, experiencias, combinatoria, originalidad y juego, para lograr una producción o aportación diferente a lo que ya existía” Esto quiere decir que la creatividad existe en todos los campos, y no sólo en el ámbito artístico, con lo que se suele relacionar normalmente.

Según el Doctor Esteban Sánchez Manzano, lo que define más claramente a una persona superdotada es su alta velocidad mental, que conlleva una rapidez en el aprendizaje mayor que la del resto de personas. Esto se debe a que su respuesta cerebral a los estímulos es mucho más veloz que la de las personas sin altas capacidades intelectuales.

modelo tetrárquico de superdotación

 

Como veis, empezamos por aclarar ideas antes de hablar de Cociente Intelectual o alto rendimiento académico, pues eso son conceptos secundarios, e incluso erróneos, sobre lo que significa un niño con altas capacidades. Sobre ello hablaremos más adelante, tanto en este como en otros artículos.

Según la definición de Renzulli, Los niños superdotados se sitúan por encima de las habilidades generales promedio, tienen altos niveles de compromiso en las tareas y altos niveles de creatividad. Esto quiere decir que son niños que se encuentran por encima de las capacidades intelectuales de niños de su misma edad, que cuando algo les interesa persisten hasta que lo consiguen tal y como lo había previsto y que además tienen una elevada creatividad.  A este respecto, el profesor Sánchez Manzano nos recuerda que no todos los superdotados son altamente creativos, pues necesitan un contexto y unas circunstancias a favor para poder desarrollar correctamente la creatividad; pero sí es bastante común que la superdotación intelectual vaya acompañada de una creatividad elevada.

En cuanto al tan mencionado Cociente Intelectual, se considera persona de altas capacidades a aquella que está por encima del 2% del resto de individuos de su misma edad cronológica, lo que supone que en los test de inteligencia debería dar un resultado mínimo de 120 CI, aunque los Equipos Psicopedagógicos de la mayoría de los centros educativos españoles sólo se consideran superdotados los niños que tienen como mínimo un 130 de CI.
En otros países, como Estados Unidos, con un cociente de 115 ya se reconoce como superdotado.

El cálculo se realiza según la siguiente fórmula:

Cociente de Inteligencia CI (edad mental / edad cronológica) * 100

Aunque la mayoría de los test de inteligencia modernos calculan el cociente de inteligencia por la desviación a la media de la población (CI = 100).

Para entender mejor: ¿ De qué estamos hablando cuando hablamos de altas capacidades? ¿Qué tienen que ver con la genética? ¿ Qué se puede y se debe hacer en la escuela con los superdotados? el Dr. Esteban Sánchez nos ayuda con este libro-guía para padres y educadores:

LA  SUPERDOTACIÓN INTELECTUAL
ESTEBAN SANCHEZ MANZANO
Editorial: ALJIBE
(ISBN: 9788497005319)

 

 

 

 

Sobre el alto rendimiento académico, cabría decir que no es para nada definitorio de las altas capacidades intelectuales; pues, teniendo en cuenta que la mayoría de los superdotados no están identificados, o lo están, pero no reciben las adaptaciones curriculares derivadas de sus necesidades educativas especiales, podemos hacernos una idea del notable porcentaje de niños y adolescentes de altas capacidades con un rendimiento escolar medio o incluso bajo.

¿Te ha resultado útil este artículo? ¿Necesitas aclarar alguna duda? ¿ Quieres dejarnos un comentario o una valoración personal acerca de su contenido? Estaremos encantados de recibirlos:
Contacta con nosotros

 

Cómo ayudar a la estabilidad emocional de un niño de Altas Capacidades

Como explicamos en otros artículos de este blog que te invitamos a leer, los niños de altas capacidades intelectuales o superdotados tienen un cerebro biológicamente diferente y además, sienten de forma distinta: las aptitudes intelectuales y creativas se desarrollan en ellos a un ritmo más elevado que otras capacidades, que evolucionan con normalidad, lo que afecta a sus emociones. El niño superdotado es más sensible que otros niños y hace más preguntas existenciales.

Para ayudarte a conseguir una estabilidad emocional en tu hijo (no te preocupes, que no es tan complicado como parece):

Lo primero que debes hacer es admitir que se comportará y sentirá de modo distinto a otras personas que no tienen altas capacidades intelectuales, y ello conlleva dos aspectos fundamentales que van intrínsecamente ligados :

a) Responder a sus expresiones emocionales tal y como necesita (más abajo puedes ver cómo hacerlo)

b) No responder a sus conductas cómo te diga la familia que debes hacer, ni cómo te digan algunos orientadores escolares que no ha estudiado las peculiaridades psicológicas de los niños superdotados, en definitiva, no como te digan personas que no han tratado y además estudiado sobre psicología de las altas capacidades. Pues ello sólo dañará a tu hijo y le hará sentirse aún más incomprendido.

Lo segundo es que se reconozca a tu hijo como persona de necesidades educativas especiales: tu hijo pasa muchas horas y muchos años de su vida en la escuela, el miedo al rechazo en el ámbito escolar y al aislamiento social que supone, incluido el temido bullying, se darán de todos modos esté reconocido o no, pues se deben a sus reacciones emocionales, comportamientos y verbalizaciones, y no a que la gente sepa o no si el niño es superdotado. Si entre todos los responsables de la educación de tu hijo hay conocimiento de sus necesidades educativas especiales y de cómo manejarlas en el ámbito escolar y del hogar, será muy positivo para el correcto desarrollo emocional del niño o la niña.

Un resumen muy claro y concreto sobre cómo actuar frente a las reacciones emocionales de tu hijo, o a las expresiones de sus sentimientos e inquietudes, se recoge en el blog de otra madre y experta, Paulina M. Bánfalvi, que ha llamado: Altas Capacidades. La rebelión del talento, cuyo artículo completo, que os animamos a leer, resulta muy interesante para padres y educadores:

https://aacclarebeliondeltalento.com/2018/04/15/emociones-ecuaciones-y-negaciones/

Este sería un resumen de lo que No se debe hacer (Negación) que nos impulsa a creer que es necesario modificar esa conducta en el niño:

 

NEGACIÓN: CONDUCTA A MODIFICAR

Reacciones exageradas Hiper-sensible
Autoexigencia Hiper-perfeccionismo
Miedo al fracaso Baja tolerancia a la frustración
Cuestiona todo Desafiante
Aislamiento Solitario
Falta de cooperación Egoísta
Impaciente Impulsivo

En tabla, un resumen de lo que Sí se debe hacer (Aceptación), cómo llevarlo a cabo y además, el motivo o causa de dichos comportamientos:

EMOCIÓN MOTIVO ACEPTACIÓN
Reacciones emocionales Mayor desarrollo madurativo/ elevada capacidad de percepción y razonamiento Razonar con ellos como base de la inteligencia emocional
Autoexigencia Positiva y necesaria para el afán de superación y la persistencia Aportarle herramientas para que alcance el nivel de logro que se exige
Miedo al fracaso Ausencia de reto o exceso de reconocimiento por logros “fáciles” Aumentar el nivel de reto
Cuestionan todo-Desafiantes La mayor capacidad de pensamiento y razonamiento crítico es la base para la innovación Respetar su derecho a discrepar y usarlo para reflexionar de forma crítica y creativa
Aislamiento-Solitarios Es introvertido y/o no encuentra pares intelectuales con quien relacionarse Buscar para él su tribu, sus iguales; aquellos con los que comparte un desarrollo madurativo y cognitivo similar.
Falta de cooperación El trabajo cooperativo no les aporta beneficios de aprendizaje Procurar experiencias de aprendizaje cooperativo de valor para él, respetando los principios y fundamentos base de la colaboración.
Impacientes. Impulsivos intelectualmente. Fruto de la sobre- excitabilidad imaginativa e intelectual que les lleva a tener el cerebro siempre “on”. Canalizar su curiosidad habilitando espacios para la pregunta, la indagación y la investigación tanto en el aula como en casa.

A modo de reflexión cabría decir que: “Las emociones son el fundamento del desarrollo psicológico y social de todas las personas. Esto, por supuesto, también se puede aplicar a las personas de altas capacidades intelectuales, de modo que lo primero a tener en cuenta para su óptimo desarrollo personal siempre debe ser la parte emocional” Dr. Esteban Sánchez Manzano.

¿Te ha resultado útil este artículo? ¿Necesitas aclarar alguna duda? ¿ Quieres dejarnos un comentario o una valoración personal acerca de su contenido? Estaremos encantados de recibirlos:

Contacta con nosotros

¿ Por qué los niños y adolescentes de Altas Capacidades necesitan un psicólogo experto en superdotación?

Todos los niños y adolescentes de altas capacidades necesitan acudir a un psicólogo experto en superdotación. En este artículo te explicamos cuándo y porqué.

Todos los niños y adolescentes de altas capacidades necesitan, al menos una vez en su vida, acudir a un psicólogo especialista en superdotación intelectual. Por supuesto, hablamos de que alguien realmente experto realice a tu hijo un diagnóstico correcto sobre sus capacidades intelectuales, y te oriente sobre cómo ayudarle con ello; no de que tu hijo o hija necesite terapia psicológica por el mero hecho de ser superdotado.

Para este diagnóstico, insistimos mucho en nuestro blog, busca muy bien a quién llevas a tu hijo, pues no todos los que dicen ser expertos en superdotación intelectual lo son ( resulta muy útil en este caso, como es otros muchos, preguntar a otros padres que conozcas que tengan niños diagnosticados de superdotación, si es que conoces alguno y, si no conoces a ninguno, acude o llama a Asociaciones de Altas Capacidades, seguro que en ellas te recomiendan a alguien competente para que realice un diagnóstico a tu hijo en caso de sospecha). Del mismo modo, investiga un poco sobre precios, ya que el diagnóstico privado, aunque suele ser costoso, algunos profesionales piden demasiado dinero por ello.

psicólogo experto superdotación

De cualquier modo, recuerda que siempre puedes hacerlo a través de los servicios de Orientación Psicopedagógica de tu ciudad, que son gratuitos. En este caso hay tres grandes inconvenientes:

a)  Suele dilatarse mucho en el tiempo, cosa que perjudicará a tu hijo.

b)  En muchas ocasiones, el diagnóstico ni siquiera llega a realizarse,  pues, además de una autorización/petición de los padres firmada y entregada en el colegio o instituto (si no la hacéis nunca valorarán a vuestro hijo, atentos a esto) es necesario que el tutor y/o el orientador de la escuela, en caso de que lo tenga, esté de acuerdo en que existe la posibilidad de que tu hijo tenga altas capacidades y quiera enviarlo a los Equipos de tu población o provincia, y, no en pocas ocasiones, el famoso “Yo no lo veo” juega en vuestra contra.

c)  El diagnóstico que realizan en las Comunidades Autónomas no siempre es acertado; pues, por cuestiones políticas, por desconocimiento, y por otros motivos, acaban diciendo que tu hijo destaca por su inteligencia, pero no tiene persistencia en la tarea, no tiene mucha creatividad o, por pocos puntos, no alcanza los 130 de Cociente Intelectual, los tres parámetros que se establecen oficialmente para considerar que un niño o adolescente tiene altas capacidades intelectuales.

Por todo ello, recomendamos un diagnóstico privado de un verdadero experto en superdotación intelectual. Como sabes, este blog está para ayudarte y puedes acudir a la consulta del Dr. Esteban Sánchez Manzano si sospechas que tu hijo puede tener altas capacidades:

            Consulta Dr. Esteban Sánchez Manzano
 Calle Rodríguez San Pedro nº 32  bajo (Metro Argüelles)
 
(Madrid)
 Tlf.  671 344 611  
 smanzano@ucm.es

Si ya sabes que tu hijo tiene altas capacidades, es muy probable que a lo largo de su vida necesite también acudir en una o varias ocasiones a un psicólogo experto en altas capacidades. Como ya decimos en otros artículos de este blog, no es porque tu hijo tenga un patología ( las altas capacidades no lo son, no son una enfermedad mental) sino porque de sus características específicas muchas veces se derivan problemas psicológicos:

  • debidos al rechazo escolar que sufren, y el aislamiento asociado
  • por causa de la incomprensión de compañeros e incluso profesores
  • por la sensación de que nadie les entiende o de que no encuentran a nadie que les interese como amigo
  • debido al aburrimiento en el aula, e incluso el fracaso escolar que se derivan de no realizar las adaptaciones curriculares que tu hijo necesita
  • y un largo etcétera que puede llevar a tu hijo a sentirse desorientado, triste, e incluso deprimido.

Estos motivos pueden derivar en problemas que los padres no siempre vemos, pero que necesitan de la ayuda y orientación de un profesional. Nos referimos a comportamientos que consideramos asociados a la condición de nuestros hijos, y que no percibimos
como un malestar que sienten:

  • morderse las uñas o morderse el labio inferior constantemente
  • mover las piernas o tocarse el pelo muy a menudo mientras están sentados
  • no ser capaces de permanecer quietos ( cuidado con esto, pues muchas veces les diagnostican erróneamente trastorno de hiperactividad, que sí es un patología, debido a que “son demasiado movidos”…)

O a comportamientos que sí llaman la atención o preocupan a los padres:

  • que esté siempre solo en el colegio, que los niños le insulten o agredan por ser superdotado,
  • que tenga incontinencia urinaria o poliaquiuria ( necesidad constante de ir a hacer pis)
  • que sufra continua tristeza e incluso depresión, derivadas de sentirse un “bicho raro”
  • que esté siempre solo en el colegio o en el parque
  • que nazca un nuevo hermano y sienta que ya no tienen toda la atención y el cariño de sus padres ( las personas que para él o ella los las únicas en el mundo que le comprenden y le quieren de verdad)
  • y otros muchos comportamientos anormales derivados de su condición de superdotación.

Todos estos comportamientos o actitudes deben ser vigiladas o supervisadas por un psicólogo experto en superdotación, pues hemos conocido casos de niños de altas capacidades de corta edad que ya mostraban trastornos de ansiedad e incluso depresión, por no tratar a tiempo estos problemas.

Si necesitas ayuda con ello, no dudes en consultarnos a través de nuestro formulario de contacto y te responderemos lo antes posible:

Contacta con nosotros

O, si lo consideras necesario ( suele ser más conveniente para cuestiones más graves) puedes acudir a consulta con el Dr. Esteban Sánchez:

            Consulta Dr. Esteban Sánchez Manzano
 Calle Rodríguez San Pedro nº 32  bajo (Metro Argüelles)
 
(Madrid)
 Tlf.  671 344 611  
 smanzano@ucm.es