¿Qué son las disincronías que se producen en los niños de Altas Capacidades?

Hablemos de disincronías, pero hablemos claro.

En los últimos años se está hablando mucho en nuestro país, por parte de autores y psicólogos que dicen ser expertos en altas capacidades intelectuales, de lo negativa que resulta la aceleración escolar de uno o varios cursos en los niños superdotados. Argumentan que la aceleración provoca las llamadas disincronías, es decir, desajustes temporales en los niños acelerados debido a que están en clase con niños mayores. Estas disincronías de las que hablan serían la causa de:

  • el rechazo por parte de sus compañeros, al no querer aceptar a un niño más pequeño en el aula.
  • el aislamiento en los recreos y en las actividades escolares y extraescolares.
  • problemas de hipersexualización o sexualización adelantada cuando se trata de niños en clases de alumnos ya pubercentes.

La realidad de todo ello no es que no se puedan producir estos casos, sino que se producen de todos modos debido a la naturaleza de los niños de altas capacidades, estén acelerados o no, pues si utilizamos el mismo planteamiento lógico, tampoco es conveniente mantenerlos en el grupo al que pertenecen por edad biológica, ya que los niños de menor edad mental que ellos también los rechazan por no comprenderlos, también los aíslan (o son ellos los que deciden aislarse por no tener nada en común con los juegos y conversaciones de los niños de su clase) y, de ningún modo, se ha constatado la llamada “hipersexualización” en los niños que sí han sido acelerados (normalmente sólo se hace en un curso superior, por lo que tampoco tiene demasiado sentido este argumento).

Esto no quiere decir que no haya que vigilar la adaptación de los niños superdotados al nuevo grupo de mayor edad biológica, sino que en colaboración con los padres y el equipo directivo del colegio, los nuevos maestros de estos niños deben velar por su integración, de modo que se pueda evitar el rechazo y/o el acoso por parte de sus nuevos compañeros. Además, es importante aclarar que la aceleración debe estar recomendada por un psicólogo clínico experto en altas capacidades, que haya evaluado al niño a acelerar; aunque, como mencionamos en nuestro artículo Las 15 preguntas más frecuentes sobre las altas capacidades, no se conoce ningún caso en España en el que una aceleración recomendada por un psicólogo experto haya resultado contraproducente para el niño acelerado.

Hechas estas aclaraciones, ya podemos hablar de disincronías. Entre las que cabría destacar están:

  1. La disincronía intelectual y psicomotora. Un claro ejemplo de ello son la lectura y la escritura: mientras la mayoría de los superdotados aprenden a leer mucho antes que otros niños, no sucede lo mismo con la escritura, puesto que requiere coordinación visomanual (motricidad fina).
  2. La disincronía del lenguaje y del razonamiento. Los niños superdotados, a pesar de ser precoces en comenzar a hablar, suelen tener una capacidad de razonamiento más adelantada que la capacidad del lenguaje, lo que provoca que, en no pocas ocasiones, no puedan expresar como quisieran lo que piensan de forma rápida.
  3. La disincronía afectivo-intelectual. La capacidad intelectual de estos niños hace interioricen mayor información y de una forma mucho más rápida que otros niños de su edad, mientras que el nivel afectivo-emocional estará más al nivel de su edad cronológica, lo que hará difícil de asumir dicha información.
  4. La disincronía intelectual y currículum. El currículum ha de corresponder al desarrollo de las capacidades intelectuales de los alumnos, según la edad; los alumnos superdotados que poseen estas capacidades por encima de la normalidad, superan con prontitud los aprendizajes y, en consecuencia, el currículum será inadecuado para ellos.

Desde el punto de vista de la adaptación escolar, la más preocupante de las disincronías sería la número 4, que podría visualizarse de un modo más claro si sabemos que la edad mental de los niños de altas capacidades intelectuales está unos 2 o 3 años por encima de su edad biológica (dependerá de cada caso particular y lo podrá estimar un psicólogo especialista en superdotación). Es importante aclarar que cuando hablamos de edad mental nos referimos a la capacidad intelectual, no a su nivel afectivo y emocional, que se encuentra en un escalón similar al de los niños de su misma edad cronológica, como ya hemos explicado con anterioridad; sin embargo, puesto que las aceleraciones se suelen hacer en un sólo curso, tampoco supondría un problema. Esta disincronía de la “superior edad mental” de los superdotados, sí es peligrosa si no se atiende correctamente en los colegios, y sí es la auténtica disincronía a la que se enfrentan estos niños y niñas en el ámbito escolar.

En el siguiente vídeo podrás ver a una madre de dos hijos de altas capacidades hablando del porqué de la necesidad imperante y urgente que tenemos en España de realizar las adaptaciones curriculares a los niños superdotados:

Según el profesor Sánchez Manzano, (o los psicólogos expertos en superdotación José Luis Pérez y Félix Ruiz Mahamud ) hay un ejemplo muy visual y sencillo para entender esta disincronía, lo que él llama el “Ejemplo del Zapato” ( o lo que denominan José Luis y Félix “La teoría de la silla”, que viene a ser más o menos lo mismo). Según el Dr. Esteban Sánchez lo que sucede en las escuelas que se muestran tan reticentes a la aceleración es como el “Ejemplo del zapato”, es decir, poner un zapato del número 30 a niños de 7 años de edad, sea cual sea el tamaño de su pie; por supuesto, esto conllevará que a algunos les quede demasiado grande y a otros, en cambio, les apriete. Extrapolado a la superdotación intelectual es como pretender que niños de edad mental de 11 años estudien en clase con los niños de 7 sólo porque tienen la misma edad biológica, obligándoles a llevar un zapato que les daña y que no se ajusta para nada a su necesidades reales. La “teoría de la silla” es otro ejemplo de lo mismo, pretender sentar en sillas de tamaño pequeño pensadas para niños de educación infantil, a niños de altas capacidades, cuyo tamaño real corresponde a estudiantes de 8 o 9 años; como ellos dicen “ está claro que no caben”. Entonces, si podemos entender que hay cosas físicamente imposibles o perjudiciales, ¿ Por qué no podemos entenderlo cuando se trata de la inteligencia?

Estas disincronías son las que producen efectos emocionales muy negativos en los niños y niñas de altas capacidades, pues la escuela deja de adaptarse a sus expectativas, quedándose “demasiado pequeña”, lo que conlleva en muchos casos a:

  • reacciones emocionales o comportamientos extremos en el aula ( acabando en el despacho del orientador por ser “el que molesta en clase” con sus interrupciones constantes o sus visiones particulares de la resolución de los problemas que plantea el profesor – de estas cuestiones tan importantes hablamos también en otro artículo de este blog.
  • que el niño sea etiquetado como “oposicionista desafiante” (términos con los que no podemos estar más en desacuerdo).
  • que provoque en el niño desmotivación, aburrimiento y, como consecuencia, el tan extendido fracaso escolar (el 60% del fracaso escolar en niños de altas capacidades se debe a que no están identificados, o a que no les interesan los contenidos de las asignaturas que cursan, y el modo de impartirlas que tiene el maestro, por no estar para nada adaptados a su forma y a su velocidad en los aprendizajes).

En el siguiente enlace podrás acceder al vídeo completo de la Conferencia realizada por los expertos José Luis Pérez y Félix Ruiz (Junio de 2015) dentro del ciclo de Conferencias anuales que la AEST ( Asociación Española de Superdotados y Talentos) realiza todos los años de forma gratuita y abierta a todos los interesados en asistir. En ella hablan de las verdaderas disincronías a las que se enfrentan los niños y adolescentes de altas capacidades, así como de las recientes investigaciones neurológicas sobre el cerebro de las personas superdotadas ( que también tratamos en otro de los artículos de este blog) y de otros graves problemas a los que nos enfrentamos los padres:

¿Te ha resultado útil este artículo? ¿Necesitas aclarar alguna duda? ¿ Quieres dejarnos un comentario o una valoración personal acerca de su contenido? Estaremos encantados de recibirlos:
Contacta con nosotros

Si te ha parecido interesante este artículo, puedes suscribirte a nuestro blog y recibir mucha más información directamente en tu correo electrónico: sólo tienes que pulsar (o hacer click) sobre el botón azul “Seguir Guía altas capacidades” que encontrarás arriba, a la derecha.