¿Es importante identificar a los niños de Altas Capacidades, o es mejor no saberlo?

Quizá esta pregunta pueda parecer absurda a muchas personas, pero tiene sentido cuando descubrimos cómo la sociedad en general, y muchas familias en particular, consideran innecesario, e incluso perjudicial, identificar como tales a los niños de altas capacidades.

Esto se debe en su mayor parte al desconocimiento de las características de los niños y niñas superdotados, pero, sobre todo, a las malas experiencias que padecen muchos niños y padres cuando otras personas de su entorno descubren que están ante un niño superdotado. Sin embargo, identificar a los  niños superdotados es fundamental para establecer pautas educativas desde los primeros años de vida. En general, se piensa que el niño superdotado puede por sí mismo tener éxito escolar y, en la vida adulta, profesional, pero esto no es cierto. Un alto porcentaje de niños superdotados tiene fracaso escolar (en torno al 50% ,según el último Informe Nacional sobre la Educación de los Superdotados) y en su vida profesional no llegan a tener éxito. Además, muchos de ellos sufren la incomprensión de sus compañeros y profesores, que no llegan a entender sus diferencias. Identificar a estos niños es, por lo tanto, un bien para ellos y para la sociedad.

Patricia, una joven superdotada de 25 años de edad nos cuenta en el este vídeo cómo fue su vida hasta que fue identificada como persona de altas capacidades, superando ya los 22 años de edad, y cómo cambió al descubrirlo:

En Julio de 2017 el Canal de Televisión de Castilla La Mancha realizó un reportaje sobre los problemas a los que conduce la no identificación de los superdotados:

Del mismo modo, los psicólogos expertos en altas capacidades Olga Carmona y Alejandro Busto afirman: “En el caso de las altas capacidades, la ignorancia para padres, educadores y orientadores NO es una opción”

Si hablamos de estadísticas, en cuanto a la Identificación de los niños y adolescentes de altas capacidades intelectuales, podríamos decir que:

  • los padres: son excelente identificadores de sus propios hijos, ya que en el 70% de los casos la selección hecha es correcta.

Algunas de las principales características identificatorias de los niños de altas capacidades son las siguientes: 

Capacidad de adquirir, recordar y emplear gran cantidad de información
Capacidad de recordar una idea y otra al mismo tiempo
Capacidad para hacer buenos juicios
Capacidad para comprender sistemas superiores de conocimiento
Capacidad de adquirir y manipular sistemas abstractos de símbolos
Capacidad de resolver problemas, reelaborando las preguntas y creando soluciones nuevas
Intensa curiosidad intelectual
Fascinación por las palabras y las ideas
Perfeccionismo
Necesidad de exactitud
Aprendizaje con grandes saltos intuitivos
Intensa necesidad de estímulos intelectuales
Dificultad para adaptarse al pensamiento de los demás
Preocupaciones morales y existenciales precoces
Tendencia a la introversión
  • los profesores:

Tal y como recoge el Informe Nacional Sobre la Educación de los Superdotados de 2017 ( elaborado por la psicóloga clínica especializada en superdotación Carmen Sanz Chacón) según las estadísticas del Ministerio de Educación Cultura y Deporte a finales del curso 2015/2016 solo fueron identificados 23.741 alumnos de altas capacidades, de los 8.113.239 alumnos que hay en total escolarizados en nuestro país, lo que representa un porcentaje de apenas el 0,29 % del total. Esto supone que 138.517 estudiantes superdotados están escolarizados en nuestro país y no están recibiendo educación específica.  

Esto sucede en gran parte por la falta de formación del profesorado en esta materia. Los maestros suelen confundir a los niños superdotados con los que mejores calificaciones obtienen, por lo que, en muchos casos creen que tiene altas capacidades un niño que en realidad no las tiene y, sin embargo, no identifican a los superdotados cuando sacan calificaciones bajas o medias ( lo que sucede en no pocos casos).

Para una correcta identificación por parte del centro escolar cabría tener en cuenta los siguientes rasgos generales:

  • Buenas destrezas para la solución de problemas, sobre todo en aquellos en los que se ha de usar la imaginación y la inventiva
  • Cuando se entra en contacto con los intereses del niño, éste responde con un aprendizaje rápido y muy eficaz, sobrepasando a la mayoría de los alumnos de la clase.
  • Extraordinaria memoria para hechos y sucesos
  • Excepcional comprensión y fluidez verbal excelente
  • Gran curiosidad por aprender cosas nuevasEn el libro La maldición de la inteligencia, Carmen Sanz Chacón habla de los problemas que conducen al fracaso personal y profesional a la mayor parte de las personas superdotadas.

la maldición de la inteligencia

 

El principal objetivo de la identificación es la detección del potencial intelectual  (superdotación) para estipular la intervención educativa y lograr así el desarrollo u optimización de ese potencial. Y vistas las cifras, queda muchísimo por hacer.

¿Te ha resultado útil este artículo? ¿Necesitas aclarar alguna duda? ¿ Quieres dejarnos un comentario o una valoración personal acerca de su contenido? Estaremos encantados de recibirlos:

Contacta con nosotros

Si te ha parecido interesante este artículo, puedes suscribirte a nuestro blog y recibir mucha más información directamente en tu correo electrónico: sólo tienes que pulsar (o hacer click) sobre el botón azul “Seguir Guía altas capacidades” que encontrarás arriba, a la derecha.

 

Anuncios