Soluciones diarias para tu hijo de Altas Capacidades

Hay muchos retos diarios que enfrentar cuando tienes uno, o varios, hijos de altas capacidades: en la escuela, en casa, en los lugares públicos…en este artículo te ayudamos a que vuestro día a día transcurra tranquilo y feliz.

  1. Problemas en la escuela:

A diario tu hijo se enfrenta a numerosos problemas en el ámbito escolar debido a las altas capacidades intelectuales que posee. Sabemos que esto genera gran angustia en los padres, pues allí se encuentran solos, y no podemos protegerlos ni ayudarlos a solucionar los conflictos.

Es fundamental que conozcas lo que le sucede a tu hijo cuando se encuentra en el colegio: pregúntale qué tal le ha ido el día cuando salga, por ejemplo, o cuando le veas más receptivo ( una buen modo de conseguir que hable es contarle tú primero lo que has hecho ese día y cómo te has sentido). No insistas en preguntarle cuando no quiera contarte algo, pues percibirá tu angustia y, debido a su inteligencia, intentará evitártela.

Los principales obstáculos a los que se enfrenta un niño superdotado en la escuela son la incomprensión, el aislamiento, la necesidad imperante de saber, unida a la escasa paciencia, y el aburrimiento y la desmotivación que se derivan de no adaptar los contenidos curriculares a sus necesidades educativas especiales:

  • Incomprensión: El resto de niños ( y muchas veces los maestros) no comprenden los comportamientos ni razonamientos de tu hijo, provocando que se sienta rechazado e incomprendido. Enseñarle que no todo el mundo piensa del mismo modo ni aprende a la misma velocidad le ayudará a sentirse mejor. También debe aprender a controlar las reacciones emocionales exageradas, fruto de su elevada capacidad de percepción y de su hipersensibilidad, para lograr una mayor inteligencia emocional.
  • Aislamiento: No es cierto que todos los niños superdotados tiendan al aislamiento en el colegio, de hecho, los que lo hacen, es porque no encuentran a otros niños con sus mismas inquietudes y elecciones en los juegos, no porque sean antisociales. Los seres humanos somos seres sociales y los niños y niñas de altas capacidades no son una excepción. Debemos motivarles para que encuentren a niños a los que les gusten los mismos tipos de juego que a ellos y con los que puedan compartir conversaciones de su interés (aquellos con los que comparte un desarrollo cognitivo y madurativo similar). Es mejor tener uno o dos amigos con los que sentirse  gusto que pretender llevarse bien con todos y sentirse “el bicho raro”.
  • Necesidad imperante de saber: Este problema tiene difícil solución en las aulas, pues no está en nuestra mano ( excepto por la parte de exigir que se reconozcan las necesidades educativas especiales de nuestro hijo y que se lleven a cabo las adaptaciones curriculares pertinentes) sino en la del equipo directivo del colegio y, sobre todo, en los maestros. Sin embargo, no debemos decirle a nuestro hijo que no pregunte al profesor cuando lo necesite, ya sea porque no ha entendido algo, o porque quiere saber más acerca de ellos, ni que no levante la mano constantemente cuando pregunte el profesor, pues sería como decirle que deje de ser él mismo para no destacar demasiado.
  • Impaciencia/impulsividad: Debemos enseñar a nuestro hijo la importancia de respetar las normas y de esperar los turnos en el colegio, igual que cualquier otro niño, pues lo necesitará para poder funcionar en sociedad como se nos exige a todos. Esto no quiere decir que hay que regañarle constantemente por su impaciencia o impulsividad, pues, como ya hemos explicado, es algo innato en ellos
    ( fruto de la sobre-excitabilidad imaginativa e intelectual que les lleva a tener el cerebro siempre “on”); lo mejor es colaborar con el profesor para que éste procure canalizar su curiosidad habilitando espacios para la pregunta, la indagación y la investigación.
  • Aburrimiento y desmotivación: De nuevo, chocamos contra el muro de la no identificación y de no realizar las adaptaciones curriculares que tu hijo necesita ( de ahí que insistamos tanto en la importancia del diagnóstico y de la flexibilización curricular). Si tu hijo no está reconocido como superdotado y no se hacen las adaptaciones curriculares pertinentes es imposible que no se encuentre desmotivado y aburrido en el colegio o el instituto. Los trabajos por proyectos, o permitir que realice investigaciones sobre contenidos que se imparten en el aula os ayudarán a combatir este problema.
  1.  Problemas en casa:
  • El día a día con uno, o con varios hijos superdotados puede convertirse en una eterna lucha porque hagan las cosas a tiempo, porque entiendan que no todo puede ser aquí y ahora, que los padres también necesitan tiempo para otras cosas que no sean responder constantemente preguntas o solucionar conflictos entre hermanos, que tienen que hacer cosas que no les gustan o que existe una lógica distinta de la que ellos aplican, entre otros muchísimos retos. Para que esto no termine con los nervios de todos, o dañe los sentimientos de tu hijo, te proponemos las siguientes ideas:
  • Actúa siempre desde la comprensión de sus diferencias, no olvides que su cerebro no funciona como el tuyo ( a no ser que tú también tengas altas capacidades, pues ya se parecerá mucho más) y que sus reacciones y comportamientos están fuertemente condicionados por ello. Recuerda esto cada vez que tu hijo reaccione muy exageradamente o se empeñe en que algo no puede ser del modo en el que tú se lo estás explicando. Lo mejor en estos casos es intentar razonar con ellos para ayudar al desarrollo de su inteligencia emocional.
  • Recuerda siempre que la baja tolerancia a la frustración y la enorme autoexigencia de tu hijo no le permitirán dejar una tarea a medias aunque tengas que salir a algún sitio en ese momento o ya sea la hora de irse a la cama. Intenta respetar que termine la tarea en la medida de lo posible y, aportarle ideas o herramientas que le ayuden a lograr su objetivo por sí mismo, intentando potenciar su autoestima, sobre todo, resaltando el valor de sus ideas y respetando sus decisiones.
  • No olvides que los comportamientos que suelen parecer desafiantes, son en realidad fruto de su necesidad intrínseca de cuestionarse todo, incluso lo que tú les digas. Respeta su derecho a discrepar e intenta usarlo para que reflexione de forma crítica creativa y constrictiva.

Si te enfrentas a cuestiones como el acoso escolar o el bulling debes actuar cuanto antes, hacerlo saber en a la dirección del colegio o del instituto y si no se toman medidas efectivas, cambiar a tu hijo de colegio. Esto es un tema muy serio, no debes esperar para actuar y debes saber que la ley está de tu parte en estos casos. También es muy necesario que acudas a un profesional de la psicología experto en superdotación con tu hijo, para que os ofrezca a ambos pautas para enfrentar y solucionar los daños emocionales que se derivan.

Sobre todo, y ante todo, pase lo que pase, no te olvides de lo más importante: recordarles cada día que les quieres, que confías en ellos y que siempre pueden contar contigo para cualquier cosa que necesiten.

En el siguiente enlace podrás escuchar la Conferencia “¿Qué necesitan de nosotros, padres y docentes, los niños con Altas Capacidades?” que impartieron el 16 de Junio de 2018 los expertos Olga Carmona y Alejandro Bustillo:

http://www.altascapacidadesytalentos.com/ciclo-de-conferencia-de-aest-2018-audio/

Si tienes alguna consulta o problema de índole psicológico no dudes en contactar con el Dr. Esteban Sánchez Manzano, ha atendido a niños superdotados en su consulta durante más de 30 años.

            Consulta Dr. Esteban Sánchez Manzano
 Calle Rodríguez San Pedro nº 32  bajo (Metro Argüelles)
 (Madrid)
 Tlf.  671 344 611  
 smanzano@ucm.es

Si te ha parecido interesante este artículo, puedes suscribirte a nuestro blog y recibir mucha más información directamente en tu correo electrónico: sólo tienes que pulsar (o hacer click) sobre el botón azul “Seguir Guía altas capacidades” que encontrarás arriba, a la derecha.

 

 

Anuncios