¿ Qué se puede hacer en la escuela con los niños de Altas Capacidades?

La ley está de vuestra parte y tenéis que exigir que se cumpla.

La legislación vigente reconoce que los niños de altas capacidades tienen necesidades educativas especiales, por tanto, en los colegios e institutos están obligados legalmente a realizar las adaptaciones curriculares a estos niños. Después de un diagnóstico oficial (hablamos de esto en el artículo de nuestro blog: ¿Quieres que un profesional diagnostique si tu hijo tiene o  o altas capacidades?) es decir, de que esté reconocido como persona superdotada por el Organismo Competente de la Comunidad autónoma donde viváis, que suelen ser o los Equipos Psicopedagógicos de zona, o los psicólogos de los Hospitales o Centros de Salud de vuestra provincia; el colegio o instituto de tu hijo tiene que actuar al respecto.  

Se puede actuar de diferentes modos, según lo que se estime conveniente para cada niño, teniendo en cuenta su edad, el curso en el que se encuentra, y su estado emocional, entre otras cosas. Debes saber que, no sólo puede solicitar una valoración de los equipos psicopedagógicos el tutor de tu hijo o el orientador del colegio, sino que los padres también pueden, y deben, entregar una hoja firmada el el centro educativo para que se realice la valoración por posible superdotación, es decir, que la petición también puede partir de los padres. A continuación, relacionamos los tipos de adaptaciones curriculares que se pueden, y deben, llevar a cabo:

  1. El agrupamiento. Supone agrupar a los niños de altas capacidades en un colegio específico, o bien dentro de su escuela, en una clase especial. Lo primero que hay que decir al respecto es que en España no existen colegios especiales para niños de altas capacidades, porque desde el Ministerio de Educación se ha considerado siempre que esta práctica atenta contra la igualdad en el sistema escolar, cosa que no sucede en muchos otros países de Europa y del resto del mundo, por entender que sus necesidades educativas especiales se cubren con mucha mayor efectividad agrupando a los niños superdotados en colegios específicos para ellos. Según las experiencias de maestros y alumnos de estos colegios, se ha demostrado que, efectivamente, se trata de la mejor de la opciones, pues no sólo ayuda a potenciar el talento y la creatividad que demuestran estos niños, sino que la parte emocional se ve beneficiada, al encontrarse en un grupo de iguales, donde ya no se sienten “el bicho raro”. Con respecto a la agrupación dentro de la escuela en una clase especial, tampoco sucede en España, por el mismo motivo mencionado anteriormente.
  2. La flexibilización curricular: Consiste en adaptar los contenidos escolares a las necesidades educativas especiales de los niños con altas capacidades, de modo que se enriquezca su currículo para ampliar sus contenidos; en adaptar los métodos de enseñanza y aprendizaje al modo específico que tienen de asimilar los conocimientos los superdotados ( prácticamente casi nunca se hace)o en la aceleración, que consiste en adelantar al niño a un curso escolar superior al que le correspondería por su edad biológica. Estas medidas no suele llevarse a cabo en casi ningún colegio y, además, se realiza de un modo erróneo, pues se suele “solucionar” poniendo más tareas que al resto de sus compañeros a los niños de altas capacidades.

Sobre una flexibilización curricular correcta en la escuela hablaremos en otro de los artículos de este blog.


En cuanto a la aceleración, es la adaptación curricular más práctica y  más sencilla de realizar ( también está recogida en la Ley: la aceleración curricular en el caso de lo los niños superdotados se podrá realizar hasta en tres ocasiones a lo largo de la educación obligatoria -de 1º de Primaria hasta 4º de E.S.O.- Sin embargo, son escasísimas las veces que se acepta esta medida por parte de los Equipos Psicopedagógicos oficiales y de los equipos directivos de las escuelas e institutos. Esto se debe a que, por desconocimiento, entre otros motivos, consideran ilógico que un niño de 7 años esté en clase con niños de 8, pues les parece más acertado que este mismo niño de 7, cuya edad mental se encuentra más cercana a la de los alumnos de 9 o 10 años, se mantenga en la clase de los niños de su edad cronológica, es decir, con los niños de 7 años.

También se puede realizar una aceleración sin que el niño cambie de aula, realizando dos cursos en un mismo año académico, y examinándose de las materias de ambos al final de curso. Este tipo de aceleración está recomendada para los alumnos de altas capacidades que sobresalen ( u obtienen buenas calificaciones) en todas las materias, puesto que se acelera todo el currículum al mismo tiempo. A veces, también se imparten algunas asignaturas de un curso superior en el curso que le corresponde por edad biológica al niño superdotado, pero esto, al fin y al cabo, no supone ninguna solución efectiva.  

Además, existe otra forma de adaptación curricular muy necesaria y positiva para los niños y niñas de altas capacidades que se puede llevar a cabo fuera del sistema escolar:

  1.  El enriquecimiento: Consiste en proporcionar a los superdotados oportunidades de aprendizaje fuera del programa escolar normal. No sustituye al currículo ordinario, sino que lo complementa y, como su propio nombre indica, lo enriquece.

Los pilares fundamentales de estos programas deben ser:

  • la investigación
  • el pensamiento creativo
  • el autoaprendizaje  
  • el autoconcepto positivo

Para llevar a cabo estos programas los profesores han de ser formados previamente, pero no es necesario que ellos mismos sean superdotados.

Se ha demostrado que estos programas aportan gran estabilidad emocional y desarrollo de la creatividad y el talento de los niños de altas capacidades. Al encontrarse entre iguales, mejora mucho su autoconcepto, su libertad de expresión sin miedo a ser rechazados, su creatividad se activa y se estimula, al estar en un entorno favorable donde se valoran sus ideas y donde se dejan fluir como algo positivo y necesario, logrando así un óptimo desarrollo de los talentos y capacidades de cada uno de estos niños y adolescentes.

¿Te ha resultado útil este artículo? ¿Necesitas aclarar alguna duda? ¿ Quieres dejarnos un comentario o una valoración personal acerca de su contenido? Estaremos encantados de recibirlos:

Contacta con nosotros

Si te ha parecido interesante este artículo, puedes suscribirte a nuestro blog y recibir mucha más información directamente en tu correo electrónico: sólo tienes que pulsar (o hacer click) sobre el botón azul “Seguir Guía altas capacidades” que encontrarás arriba, a la derecha.

¿ Quieres saber si tu hijo tiene Altas Capacidades?

Indicadores a tener en cuenta para saber si estamos ante un niño de altas capacidades

Como se explica en el artículo en el que definimos lo que son las altas capacidades intelectuales, todos los expertos coinciden en señalar que los superdotados se distinguen en alguna capacidad superior muy por encima de lo que se considera normal, por lo que sobresalen en capacidades intelectuales y creativas.

Muchos padres pueden observar cómo durante los primeros años de vida son muy activos, demostrando un gran interés por todo lo que les rodea. Los padres confirman también que alrededor del 80% de los niños superdotados duermen muy poco en comparación con otros niños. Además, suelen hablar muy tempranamente, acosan a preguntas, tienen una excelente memoria y atención y poseen un pensamiento muy rápido.

indicadores de altas capacidades

Es importante saber que los padres son excelentes identificadores de sus propios hijos, ya que en el 70% de los casos la suposición es correcta. Para ayudar a determinar si nuestro hijo tiene altas capacidades intelectuales, podemos fijarnos en los siguientes indicadores:

  • La atención y la memoria
  • El lenguaje: es un rasgo particularmente importante de sobredotación. El razonamiento verbal, la comprensión y la expresión linguísticas son un signo de inteligencia alta.
  • El aprendizaje rápido de conceptos nuevos.
  • El interés por conocer nuevas cosas, haciendo muchas preguntas.
  • Lectura temprana. No escritura, ya que para ello se necesita además una buena coordinación visomanual.
  • Inventiva y capacidad creativa.
  • Alta sensibilidad emocional, autoconcepto y persistencia-motivación (sobre estos aspectos hablaremos en otros artículos de nuestro blog, ya que son fundamentales en la crianza y educación de estos niños).
  • Conocimiento social y relaciones sociales que, en general, en los niños de altas capacidades de educación infantil se dan antes que en otros niños.

Esperamos haberte ayudado a clarificar cómo identificar a un niño de altas capacidades. Si tienes alguna duda, pregunta o comentario, y por supuesto, si quieres hacerle a tu hijo los test de inteligencia , podéis contactar a través de nuestro formulario de contacto, dejando también tu nombre y una dirección de correo electrónico, y estaremos encantados de responderte:

Contacta con nosotros

 

 

¿Es importante identificar a los niños de Altas Capacidades, o es mejor no saberlo?

Quizá esta pregunta pueda parecer absurda a muchas personas, pero tiene sentido cuando descubrimos cómo la sociedad en general, y muchas familias en particular, consideran innecesario, e incluso perjudicial, identificar como tales a los niños de altas capacidades.

Esto se debe en su mayor parte al desconocimiento de las características de los niños y niñas superdotados, pero, sobre todo, a las malas experiencias que padecen muchos niños y padres cuando otras personas de su entorno descubren que están ante un niño superdotado. Sin embargo, identificar a los  niños superdotados es fundamental para establecer pautas educativas desde los primeros años de vida. En general, se piensa que el niño superdotado puede por sí mismo tener éxito escolar y, en la vida adulta, profesional, pero esto no es cierto. Un alto porcentaje de niños superdotados tiene fracaso escolar (en torno al 50% ,según el último Informe Nacional sobre la Educación de los Superdotados) y en su vida profesional no llegan a tener éxito. Además, muchos de ellos sufren la incomprensión de sus compañeros y profesores, que no llegan a entender sus diferencias. Identificar a estos niños es, por lo tanto, un bien para ellos y para la sociedad.

Patricia, una joven superdotada de 25 años de edad nos cuenta en el este vídeo cómo fue su vida hasta que fue identificada como persona de altas capacidades, superando ya los 22 años de edad, y cómo cambió al descubrirlo:

En Julio de 2017 el Canal de Televisión de Castilla La Mancha realizó un reportaje sobre los problemas a los que conduce la no identificación de los superdotados:

Del mismo modo, los psicólogos expertos en altas capacidades Olga Carmona y Alejandro Busto afirman: “En el caso de las altas capacidades, la ignorancia para padres, educadores y orientadores NO es una opción”

Si hablamos de estadísticas, en cuanto a la Identificación de los niños y adolescentes de altas capacidades intelectuales, podríamos decir que:

  • los padres: son excelente identificadores de sus propios hijos, ya que en el 70% de los casos la selección hecha es correcta.

Algunas de las principales características identificatorias de los niños de altas capacidades son las siguientes: 

Capacidad de adquirir, recordar y emplear gran cantidad de información
Capacidad de recordar una idea y otra al mismo tiempo
Capacidad para hacer buenos juicios
Capacidad para comprender sistemas superiores de conocimiento
Capacidad de adquirir y manipular sistemas abstractos de símbolos
Capacidad de resolver problemas, reelaborando las preguntas y creando soluciones nuevas
Intensa curiosidad intelectual
Fascinación por las palabras y las ideas
Perfeccionismo
Necesidad de exactitud
Aprendizaje con grandes saltos intuitivos
Intensa necesidad de estímulos intelectuales
Dificultad para adaptarse al pensamiento de los demás
Preocupaciones morales y existenciales precoces
Tendencia a la introversión
  • los profesores:

Tal y como recoge el Informe Nacional Sobre la Educación de los Superdotados de 2017 ( elaborado por la psicóloga clínica especializada en superdotación Carmen Sanz Chacón) según las estadísticas del Ministerio de Educación Cultura y Deporte a finales del curso 2015/2016 solo fueron identificados 23.741 alumnos de altas capacidades, de los 8.113.239 alumnos que hay en total escolarizados en nuestro país, lo que representa un porcentaje de apenas el 0,29 % del total. Esto supone que 138.517 estudiantes superdotados están escolarizados en nuestro país y no están recibiendo educación específica.  

Esto sucede en gran parte por la falta de formación del profesorado en esta materia. Los maestros suelen confundir a los niños superdotados con los que mejores calificaciones obtienen, por lo que, en muchos casos creen que tiene altas capacidades un niño que en realidad no las tiene y, sin embargo, no identifican a los superdotados cuando sacan calificaciones bajas o medias ( lo que sucede en no pocos casos).

Para una correcta identificación por parte del centro escolar cabría tener en cuenta los siguientes rasgos generales:

  • Buenas destrezas para la solución de problemas, sobre todo en aquellos en los que se ha de usar la imaginación y la inventiva
  • Cuando se entra en contacto con los intereses del niño, éste responde con un aprendizaje rápido y muy eficaz, sobrepasando a la mayoría de los alumnos de la clase.
  • Extraordinaria memoria para hechos y sucesos
  • Excepcional comprensión y fluidez verbal excelente
  • Gran curiosidad por aprender cosas nuevasEn el libro La maldición de la inteligencia, Carmen Sanz Chacón habla de los problemas que conducen al fracaso personal y profesional a la mayor parte de las personas superdotadas.

la maldición de la inteligencia

 

El principal objetivo de la identificación es la detección del potencial intelectual  (superdotación) para estipular la intervención educativa y lograr así el desarrollo u optimización de ese potencial. Y vistas las cifras, queda muchísimo por hacer.

¿Te ha resultado útil este artículo? ¿Necesitas aclarar alguna duda? ¿ Quieres dejarnos un comentario o una valoración personal acerca de su contenido? Estaremos encantados de recibirlos:

Contacta con nosotros

Si te ha parecido interesante este artículo, puedes suscribirte a nuestro blog y recibir mucha más información directamente en tu correo electrónico: sólo tienes que pulsar (o hacer click) sobre el botón azul “Seguir Guía altas capacidades” que encontrarás arriba, a la derecha.

 

Conoce los Falsos Mitos sobre las Altas Capacidades

“Todos tenemos capacidades y talentos distintos, por tanto, el término “diferente” puede aplicarse a todos y cada uno de los seres humanos que habitamos este planeta”. Vanesa Paredes.

Diariamente, los padres de niños con altas capacidades tenemos que lidiar con los comportamientos y emociones que se derivan del cerebro excepcional de nuestros hijos, si a esto sumamos todos los falsos mitos que aún persisten en la sociedad sobre la superdotación, acabamos sintiendo que cada día “empujamos la piedra de Sísifo”.

Aquí podéis leer la valiosa reflexión que una madre Paulina M. Bánfalvi, hace en su blog sobre altas capacidades La rebelión del talento:

“Muchas familias se sentirán identificadas con este relato. Esta es nuestra realidad, lidiar con “adolescentes” de 7 u 8 años, con niños que no se conforman con cualquier explicación,  niños para quienes el aburrimiento, el tedio, la repetición, las normas ilógicas, la injusticia, la autoridad impuesta, el exceso de ruido o aglomeración o una simple etiqueta no pasan desapercibidos y dan lugar a complejas situaciones y reacciones.

Niños que jamás parecen querer irse a la cama, disfrutar de una película sin hacer continuas preguntas o apuntar los gazapos, que quieren manejar el cuchillo, cuando apenas aún acaban de quitarse los pañales. Un constante tira y afloja que te obliga a desarrollar -casi nunca lo conseguimos- una mano izquierda  capaz de ser lo suficientemente empática para no dañar su sensibilidad, responder con lógica y argumentos a todas sus preguntas y al tiempo enseñar los límites y el respeto propios de su edad.

Una constante preocupación por ser capaces de procurarles un entorno cognitivo, social y emocional al tiempo seguro y retador, lo que en demasiadas ocasiones supone mantener una continua tensión con la escuela. La búsqueda de equilibrio entre no cohartar su iniciativa y evitar una denuncia por “dejación de nuestra responsabilidad de protección”. Son, sin duda, niños con necesidades educativas específicas tanto en el hogar como en el aula y el escaso reconocimiento que esta circunstancia recibe, hace que su situación sea doblemente compleja”.


Para dar visibilidad a los falso mitos a los que se enfrentan cada día las personas de altas capacidades ¿Quién mejor que una adolescente superdotada? Aquí tienes sus reflexiones:

Me llamo Estrella. Tengo 15 años.

Soy superdotada, o una chica ACI o AACC, o sea, que tengo Altas Capacidades Intelectuales. Me enteré de esto por casualidad, hace menos de un año . Hasta entonces, no tenía ni idea. Ningún profesor o profesora había pensado nunca que pudiera serlo. En realidad, desde que recuerdo he tenido muy malas notas. Ni siquiera en primaria las aprobaba todas. Yo siempre pensaba de mí misma que no era muy lista.

1.- Ser superdotado es algo para envidiar:

Este es quizás el mito más extendido pero más dañino. Los superdotados nos sentimos muchas veces aislados e incomprendidos. Tenemos un gusto más adulto por la música, ropa, material de lectura, muy distinto al resto de los chicos y chicas de nuestra edad. Somos muy diferentes y a veces por eso nos acosan o nos rechazan…

2.- “Los niños superdotados siempre sacan buenas notas. Y como son tan inteligentes no necesitan ninguna ayuda en el colegio”.

No tiene por qué ser así. Yo no las he sacado nunca.  En las clases me aburro mucho, muchísimo y en seguida me despisto. Por mucho que lo intente, me acabo quedando dormida o pensado en otra cosa. Antes me culpabilizaba mucho por ello. Ahora la psicóloga me ha explicado que no tengo la culpa. El problema es que nosotros pensamos de otra manera:

El cerebro lo componen millones de conexiones neuronales que crean los pensamientos.  Pero esas conexiones pueden ser lineales, una lleva a la otra que lleva a la otra de forma más o menos ordenada.

O pueden ser como las ramas de un árbol, que se van conectando en muchas direcciones de forma más o menos simultánea y en apariencia caótica. Así pensamos nosotros: se llama “pensamiento arborescente”.

Para entendernos, el pensamiento lineal es comunicarse por teléfono: de uno en uno, en el mismo espacio-tiempo. Y el arborescente es como comunicarse por internet: simultáneamente con varias personas que no necesariamente están en el mismo espacio-tiempo, pudiendo acceder a todo tipo de información.

El pensamiento lineal es ordenado, práctico, fácil de comprender y transmitir, claro y directo. Pero  es limitado y lento, se atasca, no progresa cuando hay obstáculos, le cuesta el cambio

El pensamiento arborescente es creativo, llega más lejos, ilimitado y rápido.  Pero caótico, y resulta difícil no perderse en otras cosas, no olvidar el objetivo inicial. Por eso en clase yo me pierdo

Y claro, pensad en lo que un exceso de pensamiento arbóreo hace con un niño o niña, o chico o chica.  En el colegio con el actual sistema educativo… Pues eso, te duermes, te pones a pensar en otra cosa, te despistas.

Necesitamos ayuda precisamente por ser diferentes, por ser minoría, porque cualquier diferencia mal tratada conlleva problemas. Necesitamos retos intelectuales, estar motivados.

3.- “Que los alumnos con altas capacidades sean educados de forma diferente es elitista”

No es cierto. En las escuelas en las que hay niños sordos se les pone un asistente que habla lenguaje de signos. En las escuelas en las que hay niños con síndrome de Down o retraso mental, se les pone un aula especial. En las escuelas en las que hay inmigrantes se les pone un profesor de apoyo para que aprendan el español. ¿Por qué nosotros no vamos a recibir apoyo y no podemos ser educados también de forma especial?

4.- “Los alumnos de altas capacidades son solitarios y tienen problemas para relacionarse.”

No siempre. Depende de quién te toque como compañero. En mi antiguo colegio me hicieron el vacío, pero en el nuevo tengo un grupo de amigos. Simplemente, los profesores de mi antiguo colegio no hicieron nada por ayudarme ni se interesaron por mí. En este colegio ha sido todo muy distinto.

5.- “Todos los superdotados han sido precoces, y cuanto más precoz más inteligente es.”

La mayoría de superdotados han sido precoces, pero el niño precoz, el que aprende a hablar pronto y a leer pronto,  no tiene por qué ser superdotado. Yo aprendí a leer con tres años, pero conozco otros niños que han dado más alto que yo en los test y que no aprendieron a hablar o a escribir muy pronto.

6.- “Los superdotados son distantes, fríos y calculadores.”

Este es un estereotipo muy televisivo… y muy falso. No somos como Sherlock o como Sheldon Cooper. En realidad es al contrario. Somos muy sensibles. Con tanta conexión neuronal las células sensoriales están hiperreactivas recogiendo TODA la información del entorno CONSTANTEMENTE.   La inteligencia depende de la cantidad de conexiones neuronales y de cómo se realizan estas conexiones. A mayor número de conexiones neuronales mayor inteligencia, sí, pero también mayor sensibilidad hacia todo. Una gran inteligencia no es algo fácil de vivir, una duda, yo dudo de absolutamente todo, empezando por mí misma.  Por favor, que nadie cometa el grave error de pensar que alguien con AACC tiene la vida fácil y sencilla y que no puede tener problemas, porque sentirse diferente nunca es fácil. La actitud de “si eres listo no puedes tener problemas” es tremendamente dañina. Recordad que con una alta capacidad viene una alta sensibilidad emocional.

7.- “Los superdotados están todos locos”

Las personas con superdotación no tienen más problemas psicológicos que el resto de la población

Es decir, el porcentaje de personas con problemas psicológicos y alta capacidad intelectual es la misma que con capacidad intelectual normal.

( Sobre este punto nos gustaría destacar que numerosos estudios científicos, desde los que comenzara en 1924 Lewis Terman, han demostrado que las personas superdotadas no sólo no presentan inestabilidad emocional como rasgo característico, sino que, además, tienen una mayor estabilidad emocional que el resto de la población).

8.- “Ese niño no es superdotado, es que sus padres lo tienen sobre estimulado.”

No, la cosa no funciona así .Unos padres que presionen a su hijo tienen pocas posibilidades de alcanzar su propósito. Porque por mucho que intenten aplicar un estímulo, si el niño no está receptivo o no está preparado para asimilarlo, este estímulo no tendrá ningún efecto. Yo creo que mis padres me han tratado muy bien, y es cierto que en mi casa siempre ha habido muchos libros. Cuando mis padres vivían juntos y ahora que viven cada uno por su lado. Pero no me sobre estimulaban. Mi padre trabaja y mi madre también, y aunque no me han desatendido nunca los he tenido encima.

9.- Ocultarle a alguien que es superdotado (o no evaluarlo) le va a evitar problemas ya que una vez que lo sepa se sentirá diferente.             

Al contrario, un niño superdotado sin evaluar se siente diferente, no sabe por qué y nadie lo entiende ni lo comparte. Yo me sentía así. Rara, sola, incomprendida. Estaba hecha polvo. Cuando por fin supe lo que me pasaba, me sentí mucho mejor.

(Tomado de la revista digital sobre cultura Allegramag:  https://allegramag.info/10mitos/ )

 

¿Te ha resultado útil este artículo? ¿Necesitas aclarar alguna duda? ¿ Quieres dejarnos un comentario o una valoración personal acerca de su contenido? Estaremos encantados de recibirlos:

Contacta con nosotros

Si te ha parecido interesante este artículo, puedes suscribirte a nuestro blog y recibir mucha más información directamente en tu correo electrónico: sólo tienes que pulsar (o hacer click) sobre el botón azul “Seguir Guía altas capacidades” que encontrarás arriba, a la derecha.

 

¿Qué son las disincronías que se producen en los niños de Altas Capacidades?

Hablemos de disincronías, pero hablemos claro.

En los últimos años se está hablando mucho en nuestro país, por parte de autores y psicólogos que dicen ser expertos en altas capacidades intelectuales, de lo negativa que resulta la aceleración escolar de uno o varios cursos en los niños superdotados. Argumentan que la aceleración provoca las llamadas disincronías, es decir, desajustes temporales en los niños acelerados debido a que están en clase con niños mayores. Estas disincronías de las que hablan serían la causa de:

  • el rechazo por parte de sus compañeros, al no querer aceptar a un niño más pequeño en el aula.
  • el aislamiento en los recreos y en las actividades escolares y extraescolares.
  • problemas de hipersexualización o sexualización adelantada cuando se trata de niños en clases de alumnos ya pubercentes.

La realidad de todo ello no es que no se puedan producir estos casos, sino que se producen de todos modos debido a la naturaleza de los niños de altas capacidades, estén acelerados o no, pues si utilizamos el mismo planteamiento lógico, tampoco es conveniente mantenerlos en el grupo al que pertenecen por edad biológica, ya que los niños de menor edad mental que ellos también los rechazan por no comprenderlos, también los aíslan (o son ellos los que deciden aislarse por no tener nada en común con los juegos y conversaciones de los niños de su clase) y, de ningún modo, se ha constatado la llamada “hipersexualización” en los niños que sí han sido acelerados (normalmente sólo se hace en un curso superior, por lo que tampoco tiene demasiado sentido este argumento).

Esto no quiere decir que no haya que vigilar la adaptación de los niños superdotados al nuevo grupo de mayor edad biológica, sino que en colaboración con los padres y el equipo directivo del colegio, los nuevos maestros de estos niños deben velar por su integración, de modo que se pueda evitar el rechazo y/o el acoso por parte de sus nuevos compañeros. Además, es importante aclarar que la aceleración debe estar recomendada por un psicólogo clínico experto en altas capacidades, que haya evaluado al niño a acelerar; aunque, como mencionamos en nuestro artículo Las 15 preguntas más frecuentes sobre las altas capacidades, no se conoce ningún caso en España en el que una aceleración recomendada por un psicólogo experto haya resultado contraproducente para el niño acelerado.

Hechas estas aclaraciones, ya podemos hablar de disincronías. Entre las que cabría destacar están:

  1. La disincronía intelectual y psicomotora. Un claro ejemplo de ello son la lectura y la escritura: mientras la mayoría de los superdotados aprenden a leer mucho antes que otros niños, no sucede lo mismo con la escritura, puesto que requiere coordinación visomanual (motricidad fina).
  2. La disincronía del lenguaje y del razonamiento. Los niños superdotados, a pesar de ser precoces en comenzar a hablar, suelen tener una capacidad de razonamiento más adelantada que la capacidad del lenguaje, lo que provoca que, en no pocas ocasiones, no puedan expresar como quisieran lo que piensan de forma rápida.
  3. La disincronía afectivo-intelectual. La capacidad intelectual de estos niños hace interioricen mayor información y de una forma mucho más rápida que otros niños de su edad, mientras que el nivel afectivo-emocional estará más al nivel de su edad cronológica, lo que hará difícil de asumir dicha información.
  4. La disincronía intelectual y currículum. El currículum ha de corresponder al desarrollo de las capacidades intelectuales de los alumnos, según la edad; los alumnos superdotados que poseen estas capacidades por encima de la normalidad, superan con prontitud los aprendizajes y, en consecuencia, el currículum será inadecuado para ellos.

Desde el punto de vista de la adaptación escolar, la más preocupante de las disincronías sería la número 4, que podría visualizarse de un modo más claro si sabemos que la edad mental de los niños de altas capacidades intelectuales está unos 2 o 3 años por encima de su edad biológica (dependerá de cada caso particular y lo podrá estimar un psicólogo especialista en superdotación). Es importante aclarar que cuando hablamos de edad mental nos referimos a la capacidad intelectual, no a su nivel afectivo y emocional, que se encuentra en un escalón similar al de los niños de su misma edad cronológica, como ya hemos explicado con anterioridad; sin embargo, puesto que las aceleraciones se suelen hacer en un sólo curso, tampoco supondría un problema. Esta disincronía de la “superior edad mental” de los superdotados, sí es peligrosa si no se atiende correctamente en los colegios, y sí es la auténtica disincronía a la que se enfrentan estos niños y niñas en el ámbito escolar.

En el siguiente vídeo podrás ver a una madre de dos hijos de altas capacidades hablando del porqué de la necesidad imperante y urgente que tenemos en España de realizar las adaptaciones curriculares a los niños superdotados:

Según el profesor Sánchez Manzano, (o los psicólogos expertos en superdotación José Luis Pérez y Félix Ruiz Mahamud ) hay un ejemplo muy visual y sencillo para entender esta disincronía, lo que él llama el “Ejemplo del Zapato” ( o lo que denominan José Luis y Félix “La teoría de la silla”, que viene a ser más o menos lo mismo). Según el Dr. Esteban Sánchez lo que sucede en las escuelas que se muestran tan reticentes a la aceleración es como el “Ejemplo del zapato”, es decir, poner un zapato del número 30 a niños de 7 años de edad, sea cual sea el tamaño de su pie; por supuesto, esto conllevará que a algunos les quede demasiado grande y a otros, en cambio, les apriete. Extrapolado a la superdotación intelectual es como pretender que niños de edad mental de 11 años estudien en clase con los niños de 7 sólo porque tienen la misma edad biológica, obligándoles a llevar un zapato que les daña y que no se ajusta para nada a su necesidades reales. La “teoría de la silla” es otro ejemplo de lo mismo, pretender sentar en sillas de tamaño pequeño pensadas para niños de educación infantil, a niños de altas capacidades, cuyo tamaño real corresponde a estudiantes de 8 o 9 años; como ellos dicen “ está claro que no caben”. Entonces, si podemos entender que hay cosas físicamente imposibles o perjudiciales, ¿ Por qué no podemos entenderlo cuando se trata de la inteligencia?

Estas disincronías son las que producen efectos emocionales muy negativos en los niños y niñas de altas capacidades, pues la escuela deja de adaptarse a sus expectativas, quedándose “demasiado pequeña”, lo que conlleva en muchos casos a:

  • reacciones emocionales o comportamientos extremos en el aula ( acabando en el despacho del orientador por ser “el que molesta en clase” con sus interrupciones constantes o sus visiones particulares de la resolución de los problemas que plantea el profesor – de estas cuestiones tan importantes hablamos también en otro artículo de este blog.
  • que el niño sea etiquetado como “oposicionista desafiante” (términos con los que no podemos estar más en desacuerdo).
  • que provoque en el niño desmotivación, aburrimiento y, como consecuencia, el tan extendido fracaso escolar (el 60% del fracaso escolar en niños de altas capacidades se debe a que no están identificados, o a que no les interesan los contenidos de las asignaturas que cursan, y el modo de impartirlas que tiene el maestro, por no estar para nada adaptados a su forma y a su velocidad en los aprendizajes).

En el siguiente enlace podrás acceder al vídeo completo de la Conferencia realizada por los expertos José Luis Pérez y Félix Ruiz (Junio de 2015) dentro del ciclo de Conferencias anuales que la AEST ( Asociación Española de Superdotados y Talentos) realiza todos los años de forma gratuita y abierta a todos los interesados en asistir. En ella hablan de las verdaderas disincronías a las que se enfrentan los niños y adolescentes de altas capacidades, así como de las recientes investigaciones neurológicas sobre el cerebro de las personas superdotadas ( que también tratamos en otro de los artículos de este blog) y de otros graves problemas a los que nos enfrentamos los padres:

¿Te ha resultado útil este artículo? ¿Necesitas aclarar alguna duda? ¿ Quieres dejarnos un comentario o una valoración personal acerca de su contenido? Estaremos encantados de recibirlos:
Contacta con nosotros

Si te ha parecido interesante este artículo, puedes suscribirte a nuestro blog y recibir mucha más información directamente en tu correo electrónico: sólo tienes que pulsar (o hacer click) sobre el botón azul “Seguir Guía altas capacidades” que encontrarás arriba, a la derecha.

Evaluación psicopedagógica

¿QUIERES QUE UN PROFESIONAL DIAGNOSTIQUE SI TU HIJO TIENE O NO ALTAS CAPACIDADES?:

 Aquí te diremos cuándo es conveniente realizarlo, cómo se hace, quién debería hacerlo y porqué.

Como ya hemos mencionado en otros artículos de este blog, realizar una evaluación psicopedagógica profesional a tu hijo para determinar si tiene o no altas capacidades (lo que comúnmente suele denominarse diagnóstico), no sólo es necesario y beneficioso, es fundamental para poder ayudarle a que crezca feliz: la razón es muy sencilla: no podremos actuar sobre aquello que desconocemos que existe. En palabras de la psicóloga experta en superdotación intelectual Olga Carmona: “ Cuando hablamos de altas capacidades, la ignorancia para padres, educadores y orientadores no es una opción”.

A. ¿Cuándo es conveniente realizar los test de altas capacidades?

La detección temprana es muy beneficiosa. No es cierto que no se pueda diagnosticar a un niño hasta que tiene al menos 6 ó 7 años de edad (existen test de evaluación aplicables a niños desde los 2,6 años) pues la inteligencia y la creatividad que se valoran para diagnosticar altas capacidades intelectuales son fundamentalmente genéticas, y no culturales ( los niños no necesitan saber leer, ni escribir, ni sumar, para poder evaluar si tienen o no altas capacidades). Nuestra recomendación al respecto, es que a partir de los 4 años de edad ya se puede obtener un diagnóstico totalmente fiable.

B. ¿ A quién debemos acudir?

Para realizar los test o pruebas a tu hijo debes acudir siempre a un psicólogo experto en altas capacidades intelectuales que sepa cómo realizar los test y que haya tratado previamente con estos niños, para que pueda hacer una identificación correcta. Hay que tener cuidado, e informarse antes de los conocimientos y capacitación del profesional al que vamos a acudir. Consideramos necesario hacer esta advertencia, pues en los últimos años está aumentado considerablemente el número de familias que se ven en la necesidad de saber si su hijo tiene o no superdotación intelectual y que acuden a psicólogos privados; de familias que conocen la importancia de llevar a cabo un diagnóstico profesional de su hijo; y de lo costosos que pueden llegar a ser los informes privados ( también es importante comparar precios….) lo que está provocando que bastantes personas se proclamen expertos en altas capacidades intelectuales para poder conseguir “clientes”.

También es importante señalar que en la Comunidades Autónomas hay Equipos de Orientación Psicopedagógica que realizan estas pruebas de manera gratuita y además, para realizar las adaptaciones curriculares que necesitan estos niños tienen que estar diagnosticados como de altas capacidades por la Administración pública, pues en la Comunidades autónomas no admiten los informes de profesionales privados.

Los dos principales problemas en estos casos son que suelen tardan demasiado en realizarlos, por lo que durante ese tiempo los niños no pueden tener atendidas sus necesidades, y que, en muchas ocasiones, sólo admiten a los niños que superan el 130 de Cociente Intelectual en las pruebas que les aplican ( un niño que, según su criterio, obtiene 129 CI no se considera de altas capacidades en la mayoría de las Comunidades Autónomas ) También sucede con frecuencia, que descartan niños por considerar que no tienen persistencia en la tarea ( los test que realizan suelen ser bastante largos, de unas dos horas de duración, en las que el niño contesta, casi siempre cronometrado, a una pregunta detrás de otra, sin descanso posible)

diagnóstico altas capacidades

C. ¿ Qué pruebas tienen que realizar a los niños para una correcta evaluación psicopedagógica?

En cuanto a las pruebas, es importante saber que hay tres grandes áreas a evaluar: inteligencia general y especial, inteligencia creativa o inventiva y personalidad.
Cuando se sospeche algún problema habrá que realizar pruebas clínicas para conocer su gravedad y la terapia más conveniente a utilizar.

1) Inteligencia: Desde el punto de vista de la evaluación, las características más
significativas de la inteligencia son la rapidez ( por eso se utilizan los cronómetros) y la precisión de problemas ( no se trata de problemas matemáticos, sino de diferentes planteamientos o retos que el niño tendrá que resolver)

2) Creatividad: es la más difícil de evaluar, pues hace referencia a la aparición de algo nuevo y original. Podemos definir la creatividad como una aptitud para producir composiciones, ideas y productos que son esencialmente nuevos y desconocidos hasta el momento.

Las 4 características principales a observar en cuanto a la creatividad son la originalidad (capacidad para generar ideas o productos no comunes), la fluidez( tener un gran número de ideas o imágenes mentales en torno a algo que se sugiere) y la elaboración ( o mejora de un producto). Como puedes observar, es algo muy difícil de evaluar, por lo que muchas veces queda al criterio subjetivo de la persona que diagnostica, teniendo que establecer un valor que se sumará para determinar el Cociente Intelectual, que podrían dar como resultado 129 CI en lugar de 130 y, si no se trata de un buen profesional, el descartar que se trata de una persona con altas capacidades intelectuales sólo por esta puntuación.

3) Personalidad: La personalidad hace referencia a actitudes y comportamientos emocionales y afectivos.

El proyecto Harvard concluyó que los superdotados se distinguen significativamente de sus compañeros en las siguientes conductas:

a) La manera de enfocar intercambios sociales (capacidad para mantener la atención de los adultos como recurso)

B) La capacidad y deseo de competir más que otros niños ( competitividad en actividades intelectuales y creativas)

c) La capacidad más alta de comunicación y lenguaje (precocidad en comprensión y expresión lingüísticas, estabilidad emocional, independencia, actividad e imaginación).

En la personalidad deberá evaluarse, además, la motivación interna del niño y las relaciones sociales que el niño tiene con la familia y con los demás compañeros.

Los test más utilizados en los últimos años por los expertos son, entre otros, las Escalas de Weschler y el test Stanford Binet, el test de Raven y el test de Cattell . Esto no quiere decir que otros test no sean válidos para la evaluación, sino que éstos son los más usados entre los expertos.

Si crees que tu hijo puede tener altas capacidades intelectuales y quieres obtener un diagnóstico, puedes contactar con Esteban Sánchez Manzano:

            Consulta Dr. Esteban Sánchez Manzano
 Calle Rodríguez San Pedro nº 32  bajo (Metro Argüelles)
 (Madrid)
 Tlf.  671 344 611  
 smanzano@ucm.es

O a través de nuestro formulario de contacto :

Contacta con nosotros